Se limitarán los permisos para la ‘caza científica’ de ballenas

Greenpeace valora positivamente el resultado final de la 65ª reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) celebrada en Portoroz (Eslovenia), que terminó ayer con el acuerdo de limitar los programas ‘científicos de caza’ de ballenas, como los que ha llevado a cabo Japón.

 
Finalmente, ha salido adelante la propuesta, presentada por Nueva Zelanda, y aprobada por 35 votos a favor por 20 en contra, diseñada para asegurar que no se emitan más este tipo de permisos, ya que sería ilegal en virtud de los criterios expuestos por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que en marzo de este año dictaminó que el programa de Japón en la Antártida no cumplía la Convención Internacional para la regulación de la caza de ballenas, por lo que era ilegal.
 
Tras concluir la votación, Japón aseguró que no garantizara el cumplimiento de esta resolución, por lo que cabía la posibilidad de que sus barcos volvieran al mar próximamente.
 
‘La decisión de la Comisión Ballenera Internacional es un gran paso para poner fin de forma definitiva a los programas de caza que se escudan en objetivos supuestamente científicos’, ha declarado Marta González, responsable de Océanos de Greenpeace. ‘Es hora de que Japón cese en sus intentos de reanudar la caza de ballenas en el Santuario Antártico. El Gobierno japonés debe cumplir las decisiones de la CBI y no seguir violando los principios de la moratoria de 1986’.
 
La reunión se ha cerrado con otras importantes decisiones. Respecto a la propuesta de un santuario en el Atlántico sur, el 70% de los países votaron a favor de su creación, pero este porcentaje no fue suficiente, ya que se necesitaba alcanzar el 75%. Tampoco salía adelante la petición de Japón de una cuota para la captura de ballenas minke en la población del Mar Okhotsk-Pacífico oeste por pequeños barcos balleneros costeros. Otras propuestas de la agenda de la CBI sí han salido adelante, como la resolución CBI/65/12 que mejora la participación de la sociedad civil y la transparencia en la CBI.
 
Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan al planeta. Solo el apoyo desinteresado de nuestros socios y socias hace posible nuestro trabajo.

Tags:

Esto tambien te puede interesar