Serpientes voladoras: ¿cómo lo hacen?

serpiente voladora

Las serpientes voladoras han sido durante muchos años uno de los tópicos entre la ciencia y la ficción. Pero, a parte de algunas fabulaciones, las cinco especies de serpientes del género Chrypsopelea reunen méritos suficientes para recibir el calificativo de voladoras.

Muchos animales mueven su cuerpo de forma ondulatoria para avanzar por la tierra o por el agua, pero los únicos vertebrados sin extremidades capaces de conseguir este tipo de desplazamientos con estas serpientes Chrysopelea.

Diversos estudios han analizado en los últimos años la estrategia de estas serpientes y ahora un estudio liderado por ingenieros del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech, EE UU) publicado en la revista Nature Physics los resultados de una nueva investigación sobre las bases físicas y aerodinámicas del vuelo de estas serpientes.

Utilizando cámaras parecidas a las de algunas películas de Hollywood, registraron los movimientos de estos reptiles a alta velocidad. De esta forma confirmaron que aplanan sus cuerpos para lograr la sustentación –algo ya conocido–, pero también que durante las ondulaciones su forma cambia continuamente a medida que se mueven las ondas horizontales y verticales producidas por las contracciones musculares.

El hecho de que los investigadores identificaran la presencia de una onda vertical durante el planeo en el aire sugiere que las serpientes voladoras utilizan la ondulación para algo más que desplazarse de forma horizontal en el aire. Para analizar todo el proceso con más detalle construyeron un modelo computacional que simulaba el vuelo de la serpiente con y sin ondulación.

Las simulaciones revelan que cuando se lanzan las serpientes y no ondulan, parecen ‘rodar’ y caen a una distancia corta. Sin embargo, cuando se incluye la ondulación, los deslizamientos son más estables y las serpientes llegan más lejos. Esto contrasta con otros animales que usan la ondulación solo para impulsarse.

Según el estudio, “aunque los deslizamientos simulados sin ondulación alcanzaron cierta distancia horizontal, son biológicamente poco realistas y fallan debido a la inestabilidad del movimiento; por el contrario, la inclusión de la ondulación estabiliza el movimiento de rotación y aumenta notablemente el rendimiento del deslizamiento”.

Los autores sugieren que estos hallazgos podrían ayudar al diseño de robots voladores bioinspirados capaces de planear usando el mismo mecanismo: “Este trabajo demuestra que la ondulación aérea en las serpientes cumple una función distinta a la ondulación conocida en otros animales, y propone una nueva plantilla de control para robots voladores».

En un artículo paralelo también publicado en Nature Physics, el investigador Jim Usherwood de la Universidad de Londres publica una viñeta muy ilustrativa del proceso y comenta: “Todo el que alguna vez haya fabricado un avión de papel y se haya sentido decepcionado cuando queda fuera de control, chocando contra el suelo, sabe lo difícil que puede ser lograr un ajuste y una estabilidad adecuados para planear. Pero, de alguna manera, las serpientes voladoras saben cómo deslizarse sin caerse”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Nueva York tendrá el primer aeropuerto para animales del mundo

'The Ark' abrirá sus puertas el próximo año con un equipo especializado de veterinarios ...

Argentina: Quince guacamayos rojos serán reintroducidos en Corrientes

Los animales provienen de Inglaterra, por lo que el organismo nacional de Ambiente coordinó ...