jueves, octubre 6, 2022

Trasladan a 2.500 animales salvajes para salvarles la vida en África

Más leídas

El “Proyecto Rewild Zambezi” trasladará alrededor de 400 elefantes, 2000 impalas, 70 jirafas, 50 búfalos, 50 ñus, 50 cebras, 50 antílopes, 10 leones y una manada de 10 perros salvajes.

Un helicóptero conduce a miles de impalas a un recinto. Una grúa eleva elefantes boca abajo sedados en remolques. Hordas de guardaparques conducen a otros animales a jaulas de metal y un convoy de camiones inicia un viaje de unos 700 kilómetros (435 millas) para llevar a los animales a su nuevo hogar.

Zimbabue ha comenzado a trasladar más de 2.500 animales salvajes de una reserva del sur a otra en el norte del país para rescatarlos de la sequía, mientras los estragos del cambio climático reemplazan a la caza furtiva como la mayor amenaza para la vida silvestre.

Alrededor de 400 elefantes, 2000 impalas, 70 jirafas, 50 búfalos, 50 ñus, 50 cebras, 50 antílopes, 10 leones y una manada de 10 perros salvajes se encuentran entre los animales que se trasladarán de Save Valley Conservancy de Zimbabue a tres áreas de conservación en el norte: Sapi , Matusadonha y Chizarira, en uno de los ejercicios de captura y translocación de animales vivos más grandes del sur de África.

El “Proyecto Rewild Zambezi”, como se llama la operación, está trasladando a los animales a un área en el valle del río Zambezi para reconstruir las poblaciones de vida silvestre allí.

Es la primera vez en 60 años que Zimbabue se embarca en un movimiento interno tan masivo de vida silvestre. Entre 1958 y 1964, cuando el país era Rhodesia gobernado por una minoría blanca, se trasladaron más de 5000 animales en lo que se denominó “Operación Noé”. Esa operación rescató la vida silvestre del aumento de agua causado por la construcción de una enorme represa hidroeléctrica en el río Zambezi que creó uno de los lagos artificiales más grandes del mundo, el lago Kariba.

  VIDEO | Un gran desprendimiento del glaciar Perito Moreno fue registrado por turistas

Esta vez es la falta de agua lo que ha hecho necesario mover la vida silvestre, ya que su hábitat se ha secado por la sequía prolongada, dijo Tinashe Farawo, portavoz de la Autoridad de Manejo de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Zimbabue.

La agencia de parques emitió permisos para permitir que los animales fueran trasladados para evitar que “ocurriera un desastre”, dijo Farawo.

“Estamos haciendo esto para aliviar la presión. Durante años hemos luchado contra la caza furtiva y justo cuando estamos ganando esa guerra, el cambio climático se ha convertido en la mayor amenaza para nuestra vida silvestre”, dijo Farawo a The Associated Press.

“Muchos de nuestros parques se están superpoblando y hay poca agua o comida. Los animales terminan destruyendo su propio hábitat, se convierten en un peligro para sí mismos e invaden los asentamientos humanos vecinos en busca de alimento, lo que genera un conflicto incesante”, dijo.

Una opción sería la matanza selectiva para reducir la cantidad de vida silvestre, pero los grupos conservacionistas afirman que tales matanzas son crueles. Zimbabue realizó la última matanza selectiva en 1987, dijo Farawo.

Los efectos del cambio climático en la vida silvestre no se limitan a Zimbabue. En toda África, los parques nacionales que albergan innumerables especies de vida silvestre, como leones, elefantes y búfalos, están cada vez más amenazados por lluvias por debajo del promedio y nuevos proyectos de infraestructura. Las autoridades y los expertos dicen que la sequía ha amenazado seriamente a especies como rinocerontes, jirafas y antílopes, ya que reduce la cantidad de alimentos disponibles.

Por ejemplo, un estudio reciente realizado en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica relacionó los fenómenos meteorológicos extremos con la pérdida de plantas y animales, incapaces de hacer frente a las condiciones drásticas y la falta de agua debido a períodos secos más prolongados y temperaturas más altas.

  Orangutanes: Su población disminuyó un 50% en los últimos 16 años

El movimiento masivo cuenta con el apoyo de la Fundación Great Plains, una organización sin fines de lucro que trabaja “para conservar y expandir los hábitats naturales en África a través de iniciativas innovadoras de conservación”, según su sitio web. La organización está trabajando con la Autoridad de Manejo de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Zimbabue, expertos locales, el Centro de Ciencias Forenses Ambientales de la Universidad de Washington-Seattle y el Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, según el sitio web.

Uno de los nuevos hogares para los animales trasladados a Zimbabue es la Reserva Sapi. La concesión privada de 280 000 acres, de gestión privada, se encuentra al este del Parque Nacional Mana Pools, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, conocido por su espléndida ubicación a lo largo del río Zambezi, que forma la frontera entre Zimbabue y Zambia.

Sapi “es la solución perfecta por muchas razones”, dijo el director ejecutivo de Great Plains, Dereck Joubert, en el sitio web de la fundación.

“Esta reserva forma la biosfera del Zambeze medio, con un total de 1,6 millones de acres”, escribió Joubert. “Desde la década de 1950 hasta que la tomamos en 2017, décadas de caza diezmaron las poblaciones de vida silvestre en la Reserva Sapi. Estamos reconstruyendo y restaurando lo salvaje a lo que alguna vez fue”.

Últimas noticias

Moda sostenible: las marcas de ropa que apuestan al reciclaje y cuidado del medio ambiente

Hoy en día, la moda sostenible se ha vuelto tan popular que, muchas marcas han decidido apostar por materiales ecológicos en sus diseños.

Noticias relacionadas