China halla una reserva de agua oculta en la Luna

Más leídas

Se confirmó lo que todos esperaban: China halla una reserva de agua oculta en la Luna. ¿De qué manera?

Hace dos años, China envió a la Luna la sonda Chang’e 5 con la intención de tomar muestras del Oceanus Procellarum, la mancha oscura de la Luna que se puede ver desde la Tierra.

Ahora esos análisis de esas muestras fueron develados. El equipo del profesor Hu Sen, del Instituto de Geología y Geofísica (IGG) de la Academia China de Ciencias, encontró depósitos de agua desconocidos hasta ahora entre los fragmentos cristalizados que recogió. Se trata de los restos de los impactos de asteroides enfriados y esparcidos que recubren el suelo de Luna.

Calculan que hay entre 300.000 y casi 300 billones de kilogramos de agua en diminutas perlas de vidrio esparcidas por la Luna.

Según su análisis, publicado hoy en Nature Geoscience, el agua se forma a partir del hidrógeno liberado en la corriente de partículas cargadas que fluyen desde el Sol, denominada viento solar. “Estos hallazgos indican que los suelos lunares contienen una cantidad de agua derivada del viento solar mucho mayor de lo que se pensaba”, escriben.

Esto sugería que los granos desempeñaban un papel central en el ciclo del agua de la Luna y podían ser un importante depósito que las bases espaciales podrían aprovechar.

“Las perlas de vidrio de impacto tienen la capacidad de almacenar cantidades significativas de agua derivada del viento solar en la superficie… además de la posible presencia de hielo de agua atrapado en zonas de sombra permanente en las regiones polares”.

China halla una reserva de agua oculta en la Luna: agua en el océano de las tormentas

Antes se pensaba que la Luna estaba seca, pero en los últimos 20 años naves espaciales en órbita han detectado hidrógeno y hielo en cráteres profundos de los polos lunares.

En 2020, un equipo de científicos de la NASA detectó por primera vez moléculas de agua en zonas de la Luna iluminadas por el sol.

Propusieron que el agua podría estar atrapada en perlas de vidrio, lo que explicaría por qué no se había evaporado. Anteriormente se habían encontrado indicios de agua en el vidrio de las muestras recogidas por las misiones Apolo hace 40 años.

A finales de 2020, la nave china Chang’e-5 se convirtió en la primera nave espacial desde la era Apolo en regresar a la Tierra con rocas de la Luna.

Change-5 aterrizó en el Océano de las Tormentas, una zona geológicamente única de la que no se habían tomado muestras anteriormente, explicó Craig O’Neill, científico planetario de la Universidad Tecnológica de Queensland, que no participó en el estudio.

“Es una parte extraordinariamente radiactiva de la Luna”.

“También está lo suficientemente cerca del Ecuador como para recibir una cantidad decente de sol… así que [el agua] va a tener que estar ligada a un mineral para ser estable”.

Las perlas de vidrio se crean cuando los micrometeoritos chocan contra la superficie derritiendo la roca que los rodea.

Análisis anteriores que databan la edad de las perlas recogidas por la nave espacial Chang’e-5 mostraron que la zona había sido bombardeada durante los últimos 2.000 millones de años en un proceso conocido como jardinería de impacto.

Últimas noticias

Sólo 8 países toman en serio los compromisos para detener la deforestación para 2030

Mejora tu comprensión sobre la deforestación y su relación con el cambio climático. Los países están trabajando para combatir este problema.