Diseñan una tecnología para preservar los océanos

Más leídas

Blue Invest, un fondo de la Comisión Europea dedicado a fomentar la inversión en tecnologías para preservar los océanos, define en un informe a las ‘bluetech’ como aquellas «actividades, tecnologías e infraestructuras relacionadas con la recopilación, simulación y predicción de datos oceánicos«.

Se vinculan de manera estrecha con la economía azul, referida al conjunto de sectores y políticas que hacen uso de los recursos oceánicos.

Las compañías ‘bluetech’ aún son minoría en comparación con otras empresas dedicadas a mejorar la relación de la actividad humana con el medioambiente. No obstante, ya existen compañías que colaboran de manera activa en dos áreas: la recopilación de datos y la eliminación de residuos.

‘Bluetech’ y el poder de los datos marinos

La hidrosfera terrestre alcanzó los 21,1°C en 2023, la temperatura media más alta desde que existen registros, según datos publicados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Esto tiene consecuencias como una mayor presencia de eventos climáticos extremos o la pérdida de la biodiversidad marina, según Naciones Unidas.

Por tanto, medir y comprender estos impactos es esencial para determinar qué acciones tomar al respecto.

De los datos a la acción: el desafío de eliminar la contaminación

La misión de las ‘bluetech’ no acaba con la recopilación de los datos. Una vez que se tiene información suficiente, el siguiente paso es movilizarse con medidas concretas para erradicar los materiales que amenazan a la hidrosfera terrestre.

Porque, como destaca Greenpeace en un informe, cada año llegan a las aguas ocho millones de toneladas de basura.

Para colaborar a la recogida de desperdicios, surgen compañías como Ocean Cleaner Technology, que opera con una flota de barcos que tienen capacidad para recolectar y eliminar los residuos al pasar sobre ellos.

Por su parte, Gravity Wave se centra en recuperar todas las redes de pesca abandonadas en el fondo del mar para darles una segunda vida, ya sea creando muebles de diseño o esculturas.

Plásticos

El plástico es una de las mayores causas de la contaminación en los océanos, pero no la única. También existen especies invasoras como el alga Rugulopteryx okamurae, que en 2022 amenazaba con extenderse por toda la costa mediterránea de España y degradar el hábitat natural. Sin embargo, algunas empresas han encontrado formas innovadoras de aprovechar estas plantas marinas: por ejemplo, Futuralga se dedica a la fabricación de envases biodegradables utilizando algas, mientras que Ficosterra las transforma en abonos y biofertilizantes.

Además, el emprendimiento es importante para el uso y la reutilización de otro tipo de agua: la potable. El consumo hídrico aumenta aproximadamente a un ritmo de un 1% al año, lo que podría provocar que la escasez de agua se transforme en un problema incluso en regiones donde actualmente abunda.

El agua cubre el 70% de la superficie terrestre y de su cuidado depende el estado de salud del planeta. Por eso, a medida que la emergencia climática se intensifica, es cada vez más importante contar con empresas ‘bluetech’ comprometidas con la prevención y preservación de los ecosistemas marinos para así garantizar un futuro sostenible.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Últimas noticias

YPF Luz construirá un nuevo parque solar en Mendoza de 200 MW

El Parque Solar “El Quemado” de YPF Luz es el séptimo proyecto renovable de la compañía, que aportará energía limpia