Las ondas gravitacionales recién descubiertas serían algo mucho más misterioso

Más leídas
Un grupo de físicos, encabezado por el premio Nobel Adam Riess, afirma que las ondas gravitacionales recientemente descubiertas por el Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales en realidad podrían tratarse de los rastros de materia oscura dejados por la fusión de agujeros negros inusuales, según un estudio publicado en la biblioteca electrónica de la Universidad Cornell de Estados Unidos.

 
El pasado 11 de febrero, científicos confirmaron por primera vez la existencia de las ondas gravitacionales en el espacio-tiempo producidas por la colisión de dos agujeros negros, uno de 36 veces, y el otro 9 veces más grandes que el Sol, a una distancia de más mil millones de años luz de la Tierra.
 
Reiss y su equipo consideran que el GW150914 podría haber sido generado no por agujeros negros ‘ordinarios’, sino por sus antiguos ‘primos’, que surgieron por la ‘coagulación’ de materia oscura y no como resultado del colapso gravitacional de estrellas, como los tradicionales agujeros negros.
 
Según los autores de este nuevo estudio, estos ‘primitivos’ agujeros negros eran frecuentes en un distante pasado del universo, cuando su materia era mucho más densa que en la actualidad. Además señalan que estos agujeros negros exóticos están distribuidos de forma desigual en las galaxias y se encuentran en lugares donde se concentra la materia oscura, en los llamados ‘halos galácticos’.
 
Los autores del estudio resaltan que hacen falta más estudios y recolectar más datos sobre otros estallidos de ondas gravitacionales generadas por agujeros para que esta teoría sea ratificada.
Últimas noticias

Geógrafos de Cambridge revelan el papel del aguanieve en el deshielo de la Antártida

El deshielo de la Antártida y sus implicaciones para el aumento del nivel del mar: un estudio revelador sobre el agua derretida.