Un anillo alrededor del gélido mundo Quaoar desconcierta a los científicos

Más leídas

Un anillo desconcierta a los científicos, ya que es similar al planeta Saturno. El pequeño mundo lejano llamado Quaoar, que recibe su nombre de un dios de la creación de la mitología nativa americana, está ofreciendo algunas sorpresas a los astrónomos mientras orbita más allá de Plutón, en los gélidos confines de nuestro sistema solar.

Los investigadores dijeron que han detectado un anillo alrededor de Quaoar similar al que rodea al planeta Saturno. Pero el que rodea a Quaoar desafía los conocimientos actuales sobre dónde pueden formarse tales anillos, ya que se encuentra mucho más lejos de él de lo que permitirían los conocimientos científicos actuales.

La distancia del anillo a Quaoar lo sitúa en un lugar en el que los científicos creen que las partículas deberían unirse fácilmente alrededor de un cuerpo celeste para formar una luna, en lugar de permanecer como componentes separados en un disco de material anular.

“Se trata del descubrimiento de un anillo situado en un lugar que no debería ser posible”, afirmó el astrónomo Bruno Morgado, del Observatorio de Valongo y la Universidad Federal de Río de Janeiro en Brasil, autor principal del estudio publicado en la revista Nature.

Descubierto en 2002, Quaoar se define actualmente como un planeta menor y se propone como planeta enano, aunque la Unión Astronómica Internacional, el organismo científico que se ocupa de estas cuestiones, aún no le ha otorgado formalmente ese estatus.

Su diámetro, de unos 1.110 km (700 millas), es aproximadamente un tercio del de la Luna de la Tierra y la mitad del del planeta enano Plutón. Tiene una pequeña luna llamada Weywot, el hijo de Quaoar en la mitología, con un diámetro de 105 millas (170 km) que orbita más allá del anillo.

  China clona su primer gato: lo llamó 'Ajo' y podría seguir con otros animales

Quaoar, que habita una región distante llamada cinturón de Kuiper poblada por varios cuerpos helados, orbita unas 43 veces más lejos que la distancia de la Tierra al Sol. En comparación, Neptuno, el planeta más alejado, orbita unas 30 veces más lejos que la distancia de la Tierra al Sol, y Plutón unas 39 veces más lejos.

El anillo de Quaoar fue observado con el telescopio orbital Cheops de la Agencia Espacial Europea (ESA), cuyo objetivo principal es estudiar los planetas situados más allá de nuestro sistema solar, así como con telescopios terrestres.

El anillo, un disco grumoso formado por partículas cubiertas de hielo, se encuentra a unos 4.100 km (2.550 millas) del centro de Quaoar, con un diámetro de unos 8.200 km (5.100 millas).

“Los sistemas de anillos pueden deberse a restos procedentes del mismo proceso de formación que originó el cuerpo central o a material resultante tras una colisión con otro cuerpo y capturado por el cuerpo central. De momento no tenemos pistas sobre cómo se formó el anillo de Quaoar”, afirma la astrónoma y coautora del estudio Isabella Pagano, directora del Observatorio Astrofísico de Catania del instituto de investigación italiano INAF.

A diferencia de cualquier otro anillo conocido alrededor de un cuerpo celeste, el de Quaoar se encuentra fuera del llamado límite de Roche. Esto se refiere a la distancia de cualquier cuerpo celeste que posea un campo gravitatorio apreciable dentro del cual un objeto que se acerque sería arrastrado. El material en órbita fuera del límite de Roche debería formar una luna.

Saturno posee el mayor sistema de anillos de nuestro sistema solar. Los otros grandes planetas gaseosos -Júpiter, Urano y Neptuno- tienen anillos, aunque menos impresionantes, al igual que los cuerpos no planetarios Chariklo y Haumea. Todos se encuentran dentro del límite de Roche.

  Descubren un antiguo secreto de las ballenas francas de Chile y Perú

Pero, ¿cómo es posible que Quaoar se salte esta regla?

“Consideramos algunas explicaciones posibles: un anillo hecho de escombros, resultado de un impacto perturbador putativo en una luna de Quaoar, sobreviviría durante un tiempo muy corto – pero la probabilidad de observar eso es extremadamente baja”, dijo Pagano.

“Otra posibilidad es que haya que revisar las teorías sobre la agregación de partículas heladas, y que las partículas no siempre se agreguen en cuerpos mayores tan rápidamente como cabría esperar”.

Últimas noticias

La polinización está amenazada por los contaminantes atmosféricos

Una nueva investigación acaba de confirmar que los contaminantes atmosféricos ponen en riesgo la llegada de los alimentos a la mesa.

Noticias relacionadas