Un pez del Devónico desarrolló una de las mordidas más extremas

Más leídas

Un nuevo análisis de restos fosilizados de un antiguo pez descubiertos en Polonia en 1957 indican que puede ser uno de los principales aspirantes a la mordida más extrema de la naturaleza.

Inicialmente se pensó que tenía un largo conjunto de espinas en las aletas, lo que llevó al nombre de Alienacanthus.

Pero el nuevo estudio publicado en la revista Royal Society Open Science revela que estas “espinas” eran en realidad una mandíbula inferior inmensamente alargada y tachonada de dientes, lo que le da a esta especie las mordidas inferiores más antiguas (y una de las más largas) jamás registradas, según el estudio.

“Los nuevos hallazgos de Alienacanthus dejan las cosas claras sobre el aspecto real de este animal, ya que no tiene una extraña aleta espinal, sino una mandíbula inferior bastante única”, dijo a livescience.com la autora principal del estudio, Melina Jobbins, paleontóloga de la Universidad de Zúrich.

Alienacanthus vivió durante el período Devónico (hace 419 millones a 358,9 millones de años), cuando la Tierra estaba separada en dos supercontinentes. Desde el descubrimiento inicial de Alienacanthus, se han encontrado varios especímenes fósiles en las montañas de lo que hoy es el centro de Polonia y en Marruecos, que estaban situadas en las costas noreste y sur, respectivamente, cuando existían estos antiguos peces.

La presencia de la misma especie en ambos extremos de este supercontinente sugiere que Alienacanthus migró a través del océano, a pesar de la fluctuación del nivel del mar, escribieron los autores del nuevo estudio en The Conversation.

Para aprender más sobre este extraño pez, los investigadores observaron dos cráneos casi completos descubiertos en la cordillera del Anti-Atlas de Marruecos. Pronto se dieron cuenta de que la larga protuberancia que sobresalía de la cabeza de Alienacanthus era la mandíbula inferior y tenía el doble del tamaño del cráneo del individuo.

  La plataforma de hielo de la Antártida creció 5.305 km2 entre 2009 y 2019

Alienacanthus es un placodermo, un grupo de peces con armadura que incluye algunos de los primeros vertebrados con mandíbulas. Pero a diferencia de sus hermanos placodermos, la mandíbula superior de Alienacanthus podía moverse un poco independientemente del cráneo, lo que ayudó a acomodar su larga mandíbula inferior, escribió el equipo en The Conversation.

“Este animal es tan único que todo el mecanismo de la mandíbula tuvo que funcionar de manera un poco diferente para adaptarse a la mandíbula inferior”, dijo Jobbins a livescience.com.

Los investigadores compararon Alienacanthus con especies modernas con mandíbulas no coincidentes, como el pez espada, para formular tres hipótesis principales sobre cómo estos peces pueden haber capitalizado su mordida inferior: atrapar presas vivas, confundir o herir a las presas, o filtrar sedimentos en la cuenca oceánica.

“La más convincente para nosotros es la primera hipótesis, atrapar presas vivas, que se basa en los dientes”, dijo Jobbins. “Los dientes que apuntan hacia atrás impiden que la presa escape de la boca una vez atrapada”.

El principal competidor por el título de “peor mordida inferior del mundo” es el medio pico moderno (Hemiramphidae), una familia de peces diminutos con mandíbulas largas en forma de pico que se encuentran en océanos cálidos y algunos estuarios de todo el mundo.

El período Devónico tardío presentó “una diversidad literalmente asombrosa en las formas y proporciones de las mandíbulas evolucionadas“, dijo el autor principal del estudio, Christian Klug, profesor adjunto de paleontología en la Universidad de Zúrich. Esto incluía las enormes mandíbulas en forma de varilla del Titanichthys, que se alimenta por filtración, añadió.

  Increíble hallazgo de esqueleto completo de un dinosaurio en Neuquén

Los investigadores están estudiando ahora Alienacanthus para comprender mejor la mecánica de su mandíbula y el aspecto del resto de su cuerpo.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete! 

Últimas noticias

Hallaron reservas de hidrógeno para alimentar a todo el planeta Tierra por siglos

Hay reservas de hasta 5,5 billones de toneladas de hidrógeno almacenadas en depósitos subterráneos alrededor del mundo.

Noticias relacionadas