Una cobertura de plástico rojo ecológico aumenta los cultivos un 37%

Aumentar y mejorar la fotosíntesis de las plantas ahora es posible gracias a un nuevo material plástico llamado LLEAF, Luminescente-Light Emitting Agricultural Film.

El nuevo material, fabricado por especialistas en química industrial en Australia, se desarrolla en varias versiones, según la necesidad de las plantas. La cobertura es impregnada con un tinte especial, la que, expuesta a la luz solar, absorbe selectivamente y emite una u otra longitud de onda.

El nuevo material LLEAF para potenciar los cultivos

Los doctores Alexander Soeriyadi y Alexander Falber, especialistas en química industrial de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sidney Australia, son los creadores del LLEAF, el nuevo material plástico.

En su estudio, indican que las moléculas de colorante absorben fotones de la luz principalmente de la parte verde del espectro y emiten fotones de luz principalmente en la parte roja del espectro, cambiando el espectro para una absorción más óptima de la clorofila.

Estas películas de plástico se pueden colgar en la parte superior de los invernaderos, por encima de los cultivos, para estimular su crecimiento. El objetivo del nuevo material es obvio, indican los científicos, aumentar de manera sostenible la abundancia de alimentos, mediante la manipulación pasiva de la luz solar.

Se estima que la población mundial crecerá, en las próximas tres décadas, aproximadamente 2000 millones de personas. Pasaríamos de ser 7700 millones a 9700 millones de habitantes, casi un tercio de la población actual del planeta.

Por ello, encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades alimentarias de todo el planeta es sumamente positivo.

Un enfoque sencillo, práctico y ecológico

Las longitudes de onda rojas de la luz solar son particularmente favorables para el crecimiento de las plantas, ya que estimulan la producción de clorofila, que es esencial para la fotosíntesis.

Las llamadas lámparas de crecimiento de luz roja, ya se utilizan con frecuencia para este propósito, especialmente en el sector hortícola. Sin embargo, estos son dispositivos relativamente caros y consumen mucha energía, por lo que no es viable utilizarlos a gran escala.

Al aprovechar directamente la luz solar, Soeriyadi y Falber han desarrollado una forma relativamente simple y conveniente de adaptar el espectro de luz a las necesidades de cada planta.

Su tecnología no solo aumenta el mecanismo de la fotosíntesis, sino que también se puede aplicar para simular cambios estacionales.

A diferencia de los productos existentes, diseñados para bloquear el exceso de luz absorbiéndola o reflejándola, reduciendo así la cantidad total de luz, los productos LLEAF solo bloquean la luz de bajo valor para los cultivos.

En realidad, sobrealimenta la luz natural, cambiándola a longitudes más beneficiosas para el crecimiento de las plantas.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Plutón sigue asombrando a los científicos

El planeta despliega una gran variedad de colores según los últimos resultados de las ...

monstruo lago ness

Una nueva teoría revela el posible origen del monstruo del lago Ness

Se cree que no es un dinosaurio sino una tortuga marina atrapada hace miles ...

Investigadores desarrollan una técnica para detectar coronavirus en líquidos cloacales

Un equipo de investigadores de AySA desarrolló una técnica que proporcionará para la vigilancia ...