Brasil inaugura una huerta urbana sustentable de 4.400 m² en Curitiba

Es un echo sin precedentes en Brasil, el espacio está dedicado a la educación para la práctica de la agricultura urbana sostenible.

Curitiba acaba de abrir la primera Urban Farm en Brasil. Según el plan, el proyecto y la obra, en un espacio de 4.435 m². El sitio reunirá los métodos más modernos para plantar alimentos saludables sin pesticidas.

“A través de la práctica de la agricultura urbana sostenible, este espacio del ayuntamiento proporcionará una experiencia inicial en las principales etapas del ciclo alimentario, desde la simple siembra de plántulas hasta la preparación de alimentos para un consumo consciente y sostenible“, dijo el alcalde Rafael Greca.

Uno de los aspectos más destacados del proyecto es la accesibilidad. Se crearon estructuras suspendidas para que las personas con movilidad reducida puedan participar en las plantaciones.

La capacitación y las visitas a la Granja Urbana solo serán posibles después del final de la pandemia.

Sin pesticidas

La huerta, ubicada junto al Mercado Regional de Cajuru, reúne más de 60 variedades agrícolas cultivadas orgánicas, con la producción de frutas y verduras, así como hierbas, especias, te y plantas alimenticias no convencionales.

El lugar también tiene invernaderos para cultivos más sensibles (como tomates, pepinos, rúcula y otros) y para plántulas destinadas a los 31 jardines comunitarios de la capital.

El complejo también cuenta con una planta de compostaje, un banco de alimentos y un contenedor que funcionará como un aula. Una escuela de cocina recibirá reconocidos chefs de la capital para impartir clases de capacitación y espectáculos, utilizando los alimentos y las especias producidos en el lugar. El objetivo es demostrar, en la práctica, el sabor de la comida producida en pequeños huertas.

Con este proyecto, el ayuntamiento pretende capacitar a las personas para que produzcan sus propios alimentos fuera de las zonas rurales, es decir, en sus hogares y en los vacíos urbanos.

Clases y talleres

Con la capacidad de recibir 150 personas por día, en diferentes actividades, Fazenda Urbana atenderá a niños y jóvenes de la red de educación municipal y otros interesados ​​en aprender a producir en espacios pequeños, como casas y apartamentos.

“Además, la estructura del espacio se utilizará para clases y talleres para productores de huertas comunitarias e incluso para los 34,000 agricultores de la Región Metropolitana“, dice Luiz Gusi, secretario municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

Sustentabilidad

Se aplicaron prácticas sostenibles en todo el proyecto. Las camas de jardín serán soportadas con troncos de madera, tuberías de PVC o botellas de PET. Parte de la energía para la operación de la estructura provendrá de fuentes renovables como la energía solar. Los interesados ​​también podrán aprender a recolectar y reutilizar el agua de lluvia.

Fazenda Urbana también recibió el proyecto Jardins de Mel, para la creación de abejas nativas sin aguijón. Los insectos ganaron cinco cajas, repartidas por todo el complejo, que ayudarán a través de la polinización, a aumentar la calidad y la producción de vegetales plantados en el nuevo espacio del ayuntamiento.

Se probarán nuevas tecnologías en Fazenda Urbana y se abrirá una convocatoria pública de licitaciones para investigadores, universidades y nuevas empresas que quieran validar productos y soluciones agrícolas innovadores en el acto, así como el uso de energía renovable.

Tags:

Esto tambien te puede interesar