EEUU: Crean una singular lancha eléctrica

Una empresa sueca ha lanzado una lancha que se impulsa con uno de los primeros modelos de motor para barcos totalmente eléctrico. Viaja sobre el agua y puede recorrer 92 kilómetros a 44 kilómetros por hora con una sola carga de batería.

El bote parecía normal en el video hasta que dejó de serlo. Una elegante lancha motora blanca, de unos 30 pies de largo, se deslizaba por la superficie del agua como era de esperar hasta que el casco de la embarcación comenzó a elevarse fuera del agua, revelando tres patas en forma de zancos.

Esta fue una de las primeras pruebas de uno de los barcos de motor totalmente eléctricos más nuevos, el nuevo C-8 de la empresa sueca Candela.

La industria de la navegación de recreo, al igual que la industria del automóvil, está comenzando a invertir en electrificación y dejando de usar combustibles fósiles.

Y al diseñar sus botes para usar hidroalas, esencialmente alas submarinas que elevan la mayor parte del bote fuera del agua, Candela espera poder convertirse en el buque insignia de este movimiento naciente.

Diferente de un coche

Debajo del capó, cambiar el motor de un barco a motor que consume gasolina por uno eléctrico no es tan diferente de hacer el cambio en un automóvil.

Pero una vez que se pone en marcha, la navegación tiene una gran desventaja: el agua es pesada. Arrastra el casco de un barco a medida que se mueve, lo que obliga al motor a trabajar más duro por cada impulso de velocidad, en comparación con un automóvil.

Incluso las lanchas motoras que se elevan parcialmente fuera del agua a medida que se mueven, debido a una característica de diseño conocida como casco de planeo, son refrenadas.

«Conseguir largo alcance y alta velocidad con un barco eléctrico convencional con casco de planeo es imposible», dice el representante de la compañía Candela, Mikael Mahlberg.

Motor eficiente

Con forma de ala de avión, los hidroplanos funcionan de manera similar a sus primos aéreos. A medida que el barco gana velocidad, el agua que corre sobre la parte superior e inferior del hidroala ejerce diferentes cantidades de presión (en parte gracias a una regla de la física llamada Principio de Bernoulli).

Esto empuja hacia arriba la lámina y, con la velocidad y el ángulo correctos, la fuerza puede volverse lo suficientemente fuerte como para levantar el cuerpo de la embarcación fuera del agua.

Elevado por encima del agua, el barco se libera de gran parte de su resistencia (el 80 %, según Candela), lo que aumenta considerablemente la eficiencia del motor. Tiene un alcance de 50 millas náuticas (alrededor de 92 kilómetros) a 24 nudos (alrededor de 44 kilómetros por hora) con una sola carga de batería.

Los hidroalas también hacen que el viaje sea más suave y silencioso que un casco de planeo, dijo Mahlberg. «Si tienes vientos laterales, o si tienes olas, o lo que sea, no las sentirás como un pasajero. Simplemente volarás a través de ellas».

Menos emisiones

Mientras tanto, el C-8, que es eléctrico, también reduce las emisiones en comparación con sus pares que funcionan con combustibles fósiles. Desde luego, es necesario creargar la batería del barco, por lo que las emisiones aún pueden ocurrir en algún lugar del proceso, dependiendo de la fuente de esa electricidad, pero el bote no produciría emisiones por sí mismo.

Los barcos que funcionan con combustibles fósiles también pueden emitir contaminación por derrames de petróleo y combustible, que el motor eléctrico evita.

Candela no es la única compañía que intenta electrificar el mercado de botes pequeños, y vale la pena señalar que los hidroalas no son fundamentalmente nuevos: han estado en uso de alguna forma durante más de cien años.

Pero Candela espera que, al combinar diferentes tecnologías, así como características como un sistema de sonido premium, pueda crear un producto atractivo. Mahlberg citó específicamente la estrategia de la compañía de automóviles eléctricos Tesla como inspiración.

Inspirado en Tesla

«Básicamente, ofrecieron un automóvil eléctrico que era mejor que los automóviles de combustión de combustibles fósiles en términos de rendimiento», dijo Mahlberg. «Entonces, para hacer un bote eléctrico atractivo, necesitas hacer un bote eléctrico mejor que la competencia, ¿verdad?»

Timothy McCoy, profesor de ingeniería marina en la Universidad de Michigan, no pareció sorprendido por el impulso de la electrificación. «Creo que va en la misma dirección que la industria automotriz. Donde el combustible es más caro, donde la gente está más preocupada por las tecnologías ecológicas, verá más electrificación».

En cuanto a cómo encaja esta lancha motora en el mundo de los botes y los barcos, es importante recordar que existe una gran diversidad de embarcaciones, desde lanchas motoras hasta transbordadores y grandes superpetroleros. Esto significa que puede ser difícil generalizar el progreso y los desafíos en torno a la electrificación, dijo McCoy.

Poco a poco

«A medida que se pasa de una embarcación de recreo de propiedad personal a una embarcación comercial, el nivel de ingeniería involucrado aumenta en un orden de magnitud», dijo McCoy.

Dicho esto, estamos viendo algunos transbordadores pasar de diésel a híbridos, como en el Estado de Washington, e incluso completamente eléctricos, como en Noruega.

Mientras tanto, la industria naviera está buscando otras tecnologías para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como los combustibles de hidrógeno o la captura de carbono.

Candela y otras empresas similares esperan que la industria de las embarcaciones de recreo esté lista para adoptar la lancha eléctrica. Candela dice que la compañía está recibiendo pedidos anticipados. El bote cuesta aproximadamente 320,000 dólares (unos 291.000 euros), sin incluir impuestos.

Tags:

Esto tambien te puede interesar