La solución de una isla escocesa al problema energético

La isla Eigg, en Escocia, situada 24 kilómetros al oeste de la isla principal, aprendió a ser autosuficiente.

 
En efecto, en 2008 se convirtió en la primera comunidad del mundo en poner en servicio un sistema eléctrico no dependiente de una red tradicional, alimentado por energías eólica, hídrica y solar. Además, el grupo de residentes lo hizo, en gran parte, de forma autodidacta.
 
Previamente, sin tener acceso a la red nacional, dependían de unos caros y ruidosos generadores diésel que sólo funcionaban durante algunas horas al día.
 
El plan de electrificación hizo que, por primera vez, la isla de 30 Km2 tuviera el servicio las 24 horas.
 
Los residentes se dedicaron a trabajar en el proyecto de electrificación y Eigg Electric, una subsidiaria de propiedad absoluta de la Fundación, fue incorporada en 2005.
 
La compañía tiene un equipo de mantenimiento de seis personas, que incluyen al panadero de la isla, el jardinero y la tejedora.
 
De esta forma, todo el mundo aprendió cómo funciona el sistema al hacerle un seguimiento a la compañía mientras lo construía.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Un dron recorrerá 4 millones de kilómetros con energía solar

La compañía Titan Aerospace ha presentado los primeros diseños del primer satélite atmosférico alimentado ...