Las celdas y baterías de litio argentinas: una innovación nacional con impacto global

Más leídas

Será en el mes de agosto. Es una innovación en baterías de litio y son numerosas las iniciativas que buscan la industrialización del mineral, muy requerido para las renovables y la electromovilidad.

La Argentina tendrá sus primeras celdas de litio industria nacional en agosto próximo, mientras que la primera batería de ion-litio fabricada en el país se entregará a las Fuerza Armadas antes de fin de año.

El litio es muy requerido para las renovables y la electromovilidad porque es un metal alcalino conductor de calor y electricidad y el de mayor capacidad de almacenamiento de energía por unidad de peso.

Hoy la tonelada cotiza por encima de los u$s50.000, muy por debajo de los u$s70.000 de fines del año pasado porque China, el gran consumidor de este mineral, redujo los incentivos fiscales para la fabricación de autos eléctricos.

Exportaciones argentinas de Litio

Según datos de la Secretaría de Minería las exportaciones de litio rompieron otro récord en marzo al llegar a u$s91 millones y acumulan u$s233 en el primer trimestre del año, un 133% más que el anterior.

Esto se explica en parte por leve mejora en los precios del producto local, pero también porque aumentaron las cantidades exportadas en un 23%.

Hoy, los dólares del litio ya representan casi un tercio de la actividad minera con un 27%, aunque la gran apuesta del país es generar más valor a partir de la industrialización.

Hernán Letcher, de YPF Litio, reveló en el Argentina Energy Green Energy Summit que si el carbonato de litio puede industrializarse, el producto podría exportarse “por hasta tres veces su valor”.

La consultora especializada CRU estimó que en 2020 la cadena de valor del litio, desde su extracción a la batería, contabilizó un rápido crecimiento se proyectan casi u$s290.000 millones en solo una década.

En ese marco, desde Y-TEC e YPF Litio aceleraron los tiempos, aunque siempre aparecen desafíos y dilaciones.

“Todo el mundo habla del carbonato de litio y de inmediato piensa en la batería, pero cuando se mira el proceso para hacer una batería se encuentra con un gran complejidad”, dijo Roberto Salvarezza, titular de Y-TEC.

Requiere cobre para el ánodo y el grafito, o aluminio, cobalto o hierro para el cátodo según el tipo de batería que se busca; el ácido fluorhídrico y luego las celdas, que son el corazón de las baterías.

Las celdas son utilizadas como bien intermedio del proceso de ensamblado: varias conforman un módulo de baterías que a su vez constituyen packs.

Cuando una batería de litio está cargada significa que el litio se desprendió de su electrón externo y quedó cargado positivamente, y es el motivo por el cual se las denomina baterías de ion-litio.

Se calcula que cada vehículo eléctrico lleva entre 30 y 60 kilos de carbonato de litio en su batería. El litio para la batería argentina proviene de salares catamarqueños de Fiambalá.

En el sector estiman que un salar pasa de la exploración a la explotación en seis años. Por eso, la primera planta de desarrollo tecnológico de celdas y baterías de América Latina, que Y-TEC tendrá operativa a partir de julio próximo.

Al mismo tiempo YPF Litio inició una exploración propia en Fiambalá Norte, junto a Catamarca Minera y Energética Sociedad del Estado (CAMYEN). Según pudo saber este medio, en agosto perforan sus primeros dos pozos someros para identificar el potencial del recurso.

El aluminio para las baterías argentinas lo abastece Aluar, mientras que el cobalto o el hierro se importan, ya que no hay producción local. Para tener electrolitos Argentina cuenta con una planta piloto para producción de ácido fluorhídrico en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu (CTP).

Con ellos se busca hoy una alianza estratégica. “Tenemos que ver qué más podemos hacer en América latina para integrarnos”, advirtió el directivo de Y-TEC.

En el caso del grafito, YPF puede ser un gran productor de grafito artificial porque destila petróleo y produce toneladas de coke en las refinería de Luján de Cuyo y Ensenada.

El grafito, uno de los minerales críticos para producir baterías. “Ya lo probamos, estamos en proyectos avanzados y se puede utilizar bien”, agregó Salvarezza.

En Santiago del Estero estará ubicada la segunda planta de fabricación de celdas de ion-litio. con el Centro de Investigación y Desarrollo provincial (CIID), la Universidad Nacional de Santiago del Estero, la Universidad Nacional de La Plata e Y-TEC.

La planta tuvo un costo aproximado de u$s300.000 y replicará a mayor tamaño un pequeño laboratorio piloto de origen chino, que ya funciona en Y-TEC desde 2018.

Últimas noticias

Un cóndor rescatado vuela nuevamente en el Parque Nacional Laguna Blanca

El cóndor rescatado atravesó un proceso de tres meses de rehabilitación que culminó con su liberación en el área protegida

Noticias relacionadas