Las energías renovables darán empleo a ocho millones más de personas en los próximos siete años

Más leídas

Los puestos de trabajo relacionados con la fabricación en energías renovables se duplicarán con creces llegando casi a catorce millones en 2030. O lo que es lo mismo, en los próximos siete años las energías renovables crearán ocho millones de empleos a nivel mundial (actualmente hay seis millones), con más de la mitad de ellos relacionados con los vehículos eléctricos, la energía solar fotovoltaica, la energía eólica y las bombas de calor. Pero el empleo no será el único sector que crezca. El mercado mundial de las principales tecnologías de energías renovables fabricadas en serie triplicarán el valor actual, lo que quiere decir que tendrá un valor aproximado de 650.000 millones de dólares anuales en 2030.

Pero todo esto si se cumple la siguiente condición: “que los países de todo el mundo cumplan plenamente los compromisos anunciados en materia de energía y clima”. Son dos de las principales conclusiones de la Agencia Internacional de la Energía en su último informe publicado ‘Perspectivas de la tecnología energética para 2023’ que es, a su vez, la primera guía mundial sobre las industrias de energías renovables. Las próximas líneas muestran un resumen de lo que ofrece este informe en cuanto a análisis de fabricación mundial de paneles solares, turbinas eólicas, baterías para vehículos eléctricos, electrolizadores para hidrógeno y bombas de calor, así como sus cadenas de suministro en todo el mundo y la evolución de todo ello en los próximos años.

Los tres mayores países comprometidos con las energías renovables y productores de paneles solares, turbinas eólicas, las baterías para vehículos eléctricos, electrolizadores y bombas de calor concentran al menos el 70% de la capacidad de fabricación de cada tecnología.

China cuenta con la mayor capacidad de fabricación anunciados hasta 2030 en energías renovables como  solar fotovoltaica (alrededor del 85% para células y módulos, y el 90% para obleas), eólica (alrededor del 85% para palas, y alrededor del 90% para góndolas y torres) y baterías de vehículos eléctricos (98% para ánodos y 93% para material catódico). Estos datos reflejan la situación actual de las cadenas de suministro y los riesgos que presentan por las elevadas concentraciones geográficas en cuanto a fabricación de tecnologías, pero también a extracción y procesamiento de recursos.

La principal excepción son electrolizadores de hidrógeno con alrededor de una cuarta parte de los anuncios de capacidad de fabricación para 2030 en China y la Unión Europea, respectivamente, y otro 10% en Estados Unidos. Una tensión en las cadenas de suministro que han hecho subir los precios de las energías renovables en los últimos años, dificultando y encareciendo la transición de los países hacia una energía limpia. El aumento de los precios del cobalto, el litio y el níquel provocó la primera subida de los precios de las baterías de los vehículos eléctricos, que aumentaron casi un 10% en todo el mundo en 2022. El coste de las turbinas eólicas fuera de China también ha aumentado tras años de descensos, y se observan tendencias similares en la energía solar fotovoltaica.

Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE: “la AIE destacó hace casi dos años que estaba surgiendo rápidamente una nueva economía energética mundial. Hoy en día, se ha convertido en un pilar central de la estrategia económica y cada país necesita identificar cómo puede beneficiarse de las oportunidades y sortear los retos. Estamos hablando de nuevos mercados de tecnologías renovables por valor de cientos de miles de millones de dólares, así como de millones de nuevos puestos de trabajo. La noticia alentadora es que la cartera mundial de proyectos para la fabricación de tecnologías de energías renovables es grande y está creciendo. Si se construyera todo lo que se ha anunciado hoy, la inversión destinada a la fabricación de tecnologías de energía limpia proporcionaría dos tercios de lo que se necesita para alcanzar las emisiones netas cero”

En cuanto a los proyectos de energías renovables, “con plazos relativamente cortos de entre 1 y 3 años de media”, dejan datos como que sólo el 25% de los proyectos de fabricación de energía solar fotovoltaica anunciados en todo el mundo se están construyendo o van a empezar a construirse de forma inminente. La cifra ronda el 35% en el caso de las baterías para vehículos eléctricos y menos del 10% en el de los electrolizadores. El porcentaje es mayor en China, donde el 25% del total de la fabricación de energía solar fotovoltaica y el 45% de la fabricación de baterías se encuentran ya en una fase avanzada de ejecución. En Estados Unidos y Europa, menos del 20% de las fábricas de baterías y electrolizadores anunciadas están en construcción.

El informe ETP-2023 también subraya el importante papel del comercio internacional en las cadenas de suministro de tecnologías energías renovables. La cuota del comercio internacional en la demanda mundial es de casi el 60% en el caso de los módulos solares fotovoltaicos, y alrededor de la mitad de los módulos solares fabricados en China se exportan, sobre todo a Europa y a la región de Asia-Pacífico. Las baterías de los vehículos eléctricos y los componentes de las turbinas eólicas también tiene a China como principal exportador neto en la actualidad, que exporta alrededor del 25% y el 30% respectivamente. “El comercio internacional es vital para lograr transiciones energéticas limpias rápidas y asequibles, pero los países necesitan aumentar la diversidad de proveedores”, añade la IEA.

Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE: “el impulso actual nos está acercando a la consecución de nuestros objetivos internacionales en materia de energía y clima, y es casi seguro que habrá más por venir. Al mismo tiempo, el mundo se beneficiaría de unas cadenas de suministro de energías renovables más diversificadas. Como hemos visto con la dependencia europea del gas ruso, cuando se depende demasiado de una empresa, un país o una ruta comercial, se corre el riesgo de pagar un alto precio en caso de interrupción. Así pues, me complace ver que muchas economías de todo el mundo compiten hoy por liderar la nueva economía energética e impulsar una expansión de la fabricación de tecnologías limpias en la carrera hacia la energía neta cero. Es importante, sin embargo, que esta competencia sea justa y que exista un grado saludable de colaboración internacional, ya que ningún país es una isla energética y las transiciones energéticas serán más costosas y lentas si los países no trabajan juntos”

Los proyectos de fabricación anunciados hasta 2030 son muy amplios para muchas tecnologías de energías limpias. Si todos los proyectos anunciados para ampliar las capacidades de fabricación se materializaran y todos los países cumplieran sus compromisos climáticos anunciados, “China por sí sola podría abastecer todo el mercado mundial de módulos solares fotovoltaicos en 2030, un tercio del mercado mundial de electrolizadores y el 90% de las baterías para vehículos eléctricos del mundo”, continúa la IEA. Los proyectos anunciados en la Unión Europea bastarían para abastecer todas las necesidades nacionales de electrolizadores y baterías para vehículos eléctricos, pero seguiría dependiendo en gran medida de las importaciones de energía solar fotovoltaica y eólica. La situación es algo similar en Estados Unidos, aunque es muy probable que se produzcan nuevas ampliaciones de capacidad como consecuencia de la Ley de Reducción de la Inflación. La actual cartera mundial de proyectos anunciados superaría la demanda de algunas tecnologías (solar fotovoltaica, baterías y electrolizadores) y se quedaría muy corta en el caso de otras (componentes eólicos, bombas de calor y pilas de combustible). Esto pone de relieve la importancia de que los gobiernos fijen objetivos de despliegue claros y creíbles para limitar la incertidumbre sobre la demanda y orientar las decisiones de inversión.

Solar fotovoltaica

La capacidad de fabricación de módulos ya es muy superior a la demanda actual, con una tasa de utilización media mundial inferior al 50% en 2021. Los planes de expansión anunciados elevarían la capacidad a unos 790 GW para 2027, suficiente para cubrir toda la demanda prevista para 2030 en el Escenario Net Zero. La situación de la fabricación de células es casi idéntica, con planes de expansión anunciados que aumentarán la capacidad de fabricación mundial a unos 810 GW en 2027, suficiente para satisfacer la demanda prevista en 2030. Las obleas también van por buen camino, con un margen similar al de las células y los módulos: si todos los proyectos se completan a tiempo, la capacidad de fabricación alcanzaría más de 790 GW en 2027.

Eólica

Al igual que la energía solar fotovoltaica, el despliegue de la energía eólica ha sido un gran éxito. Liderado principalmente por la construcción de parques eólicos terrestres, el despliegue global de turbinas eólicas en todo el mundo se ha multiplicado casi por veinte desde el año 2000, cuando los promotores instalaban solo unos 5 GW de capacidad de generación y las empresas europeas suministraban el 90% del mercado. La capacidad mundial de generación eólica instalada alcanzó unos 830 GW en 2021, proporcionando casi una cuarta parte de la electricidad renovable mundial, superada únicamente por la energía hidroeléctrica. Gracias a la realización de economías de escala, la innovación tecnológica y el fuerte apoyo político a las tecnologías de energía limpia, la eólica se encuentra ahora entre las opciones más asequibles para la nueva capacidad de generación en todo el mundo. Los fabricantes chinos han suministrado han suministrado hasta el 40% de los equipos utilizados en la capacidad desplegada hasta la fecha.

En la actualidad, los fabricantes de componentes eólicos terrestres y marinos están aumentando su capacidad a un ritmo más lento que el requerido en el escenario NZE, que prevé que el despliegue mundial de turbinas eólicas se cuadruplique entre 2021 y 2030, con una capacidad de unos 315 GW terrestres y unos 85 GW marinos. Los planes de expansión anunciados aumentarían la capacidad de fabricación de palas terrestres sólo un 11%, hasta unos 110 GW en 2030. En el caso de las góndolas terrestres, la capacidad de fabricación crecería en torno a un 8%, hasta 108 GW, mientras que la de las torres terrestres se ampliaría sólo un 5%, hasta 92 GW. El panorama es similar para los componentes eólicos marinos. Los fabricantes han anunciado aumentos de capacidad del 55% para las torres marinas, del 31% para las palas y del 21% para las góndolas, pero estos aumentos siguen estando muy por debajo de lo que se necesita para 2030 en el escenario NZE.

Baterías para vehículos eléctricos

Los anuncios de los fabricantes de baterías apuntan a una capacidad total de fabricación de unos 5.500 GWh anuales para 2030, más de seis veces superior a la disponible en la actualidad y el 80% de la requerida en el Escenario NZE. De estos proyectos anunciados, alrededor de un tercio ya están en construcción. Los planes anunciados para la fabricación de ánodos y cátodos indican que la capacidad de ambos productos se multiplicará por más de diez, superando las necesidades del Escenario NZE. En 2022 se produjo un aumento de los anuncios de inversión en instalaciones de fabricación de componentes, impulsado por China, de las cuales aproximadamente un tercio ya están en construcción. La evolución química de las baterías en los próximos años hace que la demanda de tipos específicos de cátodos sea incierta, aunque este aumento de la inversión podría provocar un exceso de oferta. Este aumento de la inversión podría provocar un exceso de oferta a finales de la década.

La distribución geográfica de las ampliaciones previstas para la fabricación de baterías de vehículos eléctricos es más diversa que la de la capacidad actual, por lo que la concentración se reducirá. Se espera que la cuota combinada de Europa y Norteamérica en la capacidad mundial de ensamblaje de VE aumente del 14% en 2021 al 24% una vez que se hayan puesto en marcha todas las ampliaciones, probablemente en 2025 según los planes actuales, aunque la de Japón y Corea caería del 8% al 3% a menos que se lancen nuevos proyectos. No obstante, China seguirá siendo el productor dominante, con una cuota de mercado mundial en torno al 70% y una capacidad prevista de 3 700 GWh. En cambio, las inversiones previstas en la fabricación de componentes de baterías están mucho más concentradas en China, con una cuota de la capacidad mundial instalada que superará el 90% en el caso de los cátodos y el 95% en el de los ánodos si se llevan a cabo todos los proyectos anunciados. La única otra región que se espera que aumente su cuota de mercado de cátodos y ánodos es Europa, gracias a las inversiones realizadas por empresas químicas como Umicore, con una cuota de la capacidad mundial de fabricación de la región que rondará el 3% para los cátodos y el 1% para los ánodos. Las cuotas de mercado disminuyen en todas las demás regiones, excepto en China.

Electrolizadores para hidrógeno

Según los anuncios de las empresas, la capacidad de fabricación de electrolizadores se multiplicará por diez hasta alcanzar más de 100 GW anuales en 2030, acompañada de una expansión similar de la capacidad de fabricación de componentes. Sin embargo, este impresionante crecimiento, incluso si se realizara en su totalidad, seguiría siendo insuficiente para satisfacer el crecimiento previsto de la demanda de electrolizadores a corto plazo en el Escenario NZE, ya que sólo cubriría aproximadamente la mitad de los 200 GW anuales de capacidad de fabricación necesarios en 2030. Además, sólo alrededor del 8% de la expansión anunciada de la capacidad de fabricación de electrolizadores ha alcanzado la decisión final de inversión. Tanto los objetivos de los gobiernos como los planes de la industria para invertir en la instalación de electrolizadores también se quedan cortos respecto al despliegue previsto en el Escenario NZE, en el que se instalan más de 700 GW de capacidad de electrólisis para 2030 (AIE, 2022e). Los objetivos globales de los gobiernos exigen una capacidad de sólo 145-190 GW, mientras que los proyectos actualmente en desarrollo, si se completan en su totalidad y a tiempo, darían lugar a 240 GW de capacidad para entonces. para entonces.

En la actualidad, la fabricación de electrolizadores está muy concentrada en China y Europa, que suman dos tercios de la capacidad de fabricación mundial. Aunque se espera que estas dos regiones mantengan un papel destacado en la fabricación de electrolizadores, se prevé que sus cuotas caigan a alrededor del 25% cada una en 2030 (aunque esta caída puede ser menos pronunciada, ya que a una quinta parte de las ampliaciones anunciadas aún no se les han asignado ubicaciones específicas y parte de esta capacidad podría desplegarse en Europa y China). Entre las regiones que actualmente no tienen capacidad de fabricación en funcionamiento y esperan desplegar nueva capacidad se encuentran Oriente Medio, donde se espera instalar más del 1% de la capacidad de fabricación mundial en 2030, y Australia, donde se prevé que una fábrica en construcción otorgue al país una cuota del 2%. Dado que se espera que la fabricación de electrolizadores se sitúe cerca de los centros de demanda y que un número significativo de anuncios mundiales aún no están vinculados a una ubicación específica, la adopción de políticas para impulsar la producción de hidrógeno renovable podría modificar este panorama a medida que nos acerquemos a 2030.

Bombas de calor

La capacidad de fabricación crecerá en los próximos años, pero no se sabe con certeza a qué ritmo, ya que son pocos los proyectos de expansión que se anuncian o publicitan. La capacidad mundial de fabricación de bombas de calor debería casi cuadruplicarse hasta alcanzar unos 460 GWth en 2030 para satisfacer la demanda prevista en el escenario NZE. En la actualidad, China, Japón y Corea son exportadores netos de bombas de calor, mientras que Norteamérica y Europa son importadores netos. Varios países están aplicando políticas para aumentar la fabricación nacional, y varias empresas nuevas están entrando en el mercado de las bombas de calor para satisfacer la creciente demanda. En general, la capacidad de fabricación de bombas de calor está distribuida geográficamente de forma uniforme y el mercado está menos concentrado que el de la mayoría de las demás energías limpias fabricadas en serie. No se espera que esto cambie mucho antes de 2030, según las tendencias actuales y los planes de inversión. Se prevé que las empresas del norte y el este de Asia sigan siendo los mayores productores, pero se espera un crecimiento significativo de la capacidad en Europa y Norteamérica. tanto en Europa como en Norteamérica.

Las materias primas

El informe también destaca los retos específicos relacionados con los minerales críticos necesarios para muchas tecnologías renovables. “Dada la desigual distribución geográfica de los recursos minerales críticos, la colaboración internacional y las asociaciones estratégicas serán cruciales para garantizar la seguridad del suministro”, señalan desde la IEA. La distribución geográfica de la extracción de minerales críticos está estrechamente vinculada a la dotación de recursos, y gran parte de ella está muy concentrada. Por ejemplo, la República Democrática del Congo produce por sí sola el 70% del cobalto mundial, y sólo tres países concentran más del 90% de la producción mundial de litio. La extracción de minerales críticos es el único paso de las cadenas de suministro de tecnologías energéticas limpias que depende únicamente de la dotación de recursos.

Es decir, los largos plazos para la explotación de nuevas minas, que pueden superar con creces los diez años desde el inicio del desarrollo del proyecto hasta la primera producción, aumentan el riesgo de que el suministro de minerales críticos se convierta en un importante cuello de botella en la fabricación de tecnologías limpias. Además, la elevada concentración geográfica de la producción actual crea riesgos para la seguridad del suministro, por lo que la colaboración internacional y las asociaciones estratégicas son cruciales. Unas señales políticas claras sobre el futuro despliegue son especialmente importantes para reducir el riesgo de las inversiones en este sector, ya que las empresas que desarrollan nuevas capacidades mineras necesitan confiar en que las tecnologías de energía limpia que se encuentran más adelante en la cadena de suministro se ampliarán con éxito a su debido tiempo.

La mayoría de los proyectos anunciados para el procesamiento y refinado de minerales esenciales se ubicarán en China. Estos procesos intermedios suelen consumir mucha energía. China representa el 80% de la capacidad de producción adicional anunciada hasta 2030 para el cobre y domina la capacidad de refinado anunciada de los metales clave utilizados en las baterías (95% para el cobalto y alrededor del 60% para el litio y el níquel). Las ampliaciones actualmente previstas de la capacidad de procesamiento de minerales en todo el mundo están muy por debajo de los volúmenes que serán necesarios para el rápido despliegue de las tecnologías de energía limpia. El polisilicio para las cadenas de suministro de energía solar fotovoltaica es el único ámbito en el que actualmente cabe esperar un excedente de capacidad para 2030.

Mitigar los riesgos en los suministros de minerales críticos -señala el informe- requiere una red nueva y más diversificada de relaciones internacionales diversas entre productores y consumidores. Éstas se basarán no sólo en los recursos minerales, sino también en las normas medioambientales, sociales y de gobernanza para su producción y procesamiento. Estas nuevas asociaciones deben equilibrarse de manera que ofrezcan a los productores ricos en recursos, especialmente en las economías en desarrollo, la oportunidad de ir más allá de la producción primaria. Las opciones de almacenamiento también pueden proporcionar salvaguardias contra las perturbaciones, pero un conjunto completo de políticas de apoyo a la seguridad de los minerales debe incluir la atención a la demanda, especialmente a través de programas de reciclaje y el apoyo a la innovación tecnológica.

Últimas noticias

Una elefanta en Tailandia dio a luz a gemelos

Raro suceso: elefanta dio a luz a gemelos en Tailandia. Descubre la historia detrás de este nacimiento y cómo reaccionó la madre.