Antártida: en el futuro será más verde y con una fauna diferente

pinguinos antartida

La Antártida podría volverse más verde a medida que se caliente, mientras que nuevas especies podrían desplazarse hacia allí. Al mismo tiempo, otras especies más adaptadas al frío extremo podrían disminuir o extinguirse, afirman los científicos.

Investigadores internacionales dirigidos por el Instituto Alfred Wegener (AWI), Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina han reunido los hallazgos de cientos de estudios sobre la Antártida publicados en los últimos diez años para crear una evaluación integral del estado actual y las predicciones futuras, para la Antártida y el Océano Austral.

La proliferación de investigaciones sobre la Antártida en la última década se debe en parte a los avances tecnológicos, como nuevos barcos y estaciones, y vehículos submarinos operados a distancia, algunos de los cuales incluso pueden navegar por debajo del hielo, según AWI.

Ganadores y perdedores de la vida silvestre

Un hallazgo importante es que es muy probable que las aguas de la Antártida se vuelvan más cálidas debido al cambio climático, lo que a su vez aumenta la probabilidad de que las especies de plantas y animales de regiones más cálidas migren a la Antártida.

Los científicos también esperan ver áreas costeras sin hielo durante el verano austral, que se volverán más verdes a medida que nuevos musgos o líquenes migren al área.

Sin embargo, un calentamiento prolongado tendría graves consecuencias para las especies adaptadas a temperaturas extremadamente bajas. “Creemos que estas especies se retirarán a las últimas regiones extremadamente frías que quedan de la Antártida”, dice el biólogo marino y coordinador del proyecto Julian Gutt del AWI. “Eso también significa que necesitamos proteger las regiones para salvar estas especies”.

Se espera que las aguas de la Antártida sean mucho más ácidas debido a la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera, lo que provoca una disminución del pH de los mares. Los organismos que tienen caparazones de carbonato, como el krill antártico joven o los moluscos, tendrán serios problemas, dicen.

“Aún no podemos decir con certeza si todos se extinguirán o si algunas especies lograrán adaptar su metabolismo a las nuevas condiciones”, dice Gutt.

El krill es una fuente de alimento para los pingüinos Adelia, los cuales han disminuido en un 80% desde mediados de la década de 1970 en el norte de la Antártida, lo que los científicos creen que se debe en parte a la disponibilidad de krill.

Los organismos que viven en el suelo del Océano Antártico, como las esponjas, pueden responder rápidamente a las condiciones mejoradas al crecer o reproducirse rápidamente. Sin embargo, son igualmente sensibles a las malas condiciones ambientales. Dados los grandes cambios que conllevará el cambio climático, estas especies también podrían estar en peligro, han concluido los científicos.

Pérdida de hielo marino

Mientras que la Península Antártica, que se extiende hacia el Atlántico Sur, se ha estado calentando durante algún tiempo, en los últimos tres años el calentamiento y la pérdida de hielo marino se han extendido a la Antártida oriental. Los expertos aún no pueden decir si este es el comienzo de una tendencia a largo plazo o solo un problema a corto plazo.

Pero temen que de cualquier manera, el cambio podría tener un impacto sustancial en el desarrollo futuro de la vida en el Océano Austral.

Tags:

Esto tambien te puede interesar