Argentina: Intoxicaciones por agrotóxicos en un pueblo de La Pampa

Un vecino de Intendente Alvear, una pequeña localidad al noreste de La Pampa, denunció que un avión fumigó sobre su terreno, provocando la muerte de las plantas de su huerta y fuertes reacciones en la piel de sus caballos, incluso él mismo debió ser internado por problemas respiratorios. Leé la nota y conocé la realidad que deben padecer los pueblos del interior y cómo los agrotóxicos están matando la vida nuestro campo.

 
Las consecuencias del uso de los agrotóxicos en el interior profundo de nuestro país muestra el descontrol de un sistema productivo que atenta contra la vida. En los pequeños pueblos los grandes productores agropecuarios hacen lo que quieren con estos productos que generan muerte y contaminación. El Colectivo Sanitario de La Pampa difundió la denuncia de un vecino de Intendente Alvear que perdió toda su huerta, tiene sus caballos enfermos y él mismo padece de problemas respiratorios por la fumigación de agrotóxicos.
 
Intendente Alvear es una localidad pampeana ubicada en la esquina noreste al borde del mapa provincial, limitando con Córdoba y Buenos Aires, lo atraviesa la llamada zona núcleo donde la soja es reina de los campos. Se trata de uno de los lugares más contaminados de nuestro país. Con 15.000 habitantes, el pueblo se mueve al ritmo de esta semilla, aunque son muchos los que apuestan por cultivos más benévolos y por un modelo de vida que difiere del uso del veneno.
 
El Colectivo Sanitario de La Pampa y el Ministerio Público Fiscal de esta provincia, se hicieron eco de una denuncia que realizó Diego Marsiglio quien decidió dejar la postura resignada de ver los aviones fumigadores rociar con agroquímicos las viviendas de la zona en donde vive para pasar a la acción directa.
 
Los agrotóxicos le hicieron perder toda su huerta, le produjeron graves quemaduras a sus caballos y él mismo debió ser internado por problemas respiratorios. Su caso refleja la realidad de toda una localidad sitiada por la pulverización de unos pocos productores que tienen a toda una comunidad de rehén.

Tags: