Bolivia abrió un refugio para los animales afectados los incendios de la Amazonía

La selva amazónica, hogar de más de la mitad de los animales terrestres,

no es un hábitat apto para los incendios, a diferencia de otros bosques que necesitan de incendios para mantener un equilibrio. 

Según National Geographic, estos incendios tendrán dos consecuencias tanto a corto como a largo plazo para todo el ecosistema.

La primera consecuencia es la pérdida de las especies menos adaptadas a los cambios repentinos que provoca el fuego. Por ejemplo, los animales de movimiento lento, como las tortugas o los perezosos, tendrán menos posibilidades de escapar del fuego. Por otra parte, algunos anfibios, cuyos medios de resguardo son los árboles, estarán menos protegidos.

En cuanto a la consecuencia a largo plazo, muchos de los animales que pueden movilizarse y escapar del fuego buscarán nuevos hábitats, lo que ocasionará un despliegue y despoblación de especies en toda la selva.

Un refugio para los animales silvestres

Con la ayuda del Hotel Biotermal Aguas Calientes, junto a la Gobernación de Santa Cruz y otros voluntarios, en Bolivia se abrió un refugio para los animales que han sido víctimas de los incendios. 

Funcionarios de la Biodiversidad del Gobierno de Bolivia hicieron una expedición por Chiquitanía en la selva quemada en busca de animales que hayan sobrevivido a los incendios.