Cambio climático: el impacto de las altas temperaturas en los arrecifes de coral

Más leídas

La isla de Lord Howe, a dos horas de vuelo de Sydney, Australia, alberga el arrecife de coral más meridional del mundo y sus aguas protegidas son un paraíso para la vida marina.

Este año, los investigadores quedaron desolados cuando una doble tragedia golpeó los prístinos arrecifes de la región. El aumento de las temperaturas oceánicas y las mareas más bajas de la historia terminaron con muchos corales.

“Esto demuestra realmente lo extendidos que están los impactos del cambio climático en nuestros ecosistemas marinos”, afirma Bill Leggatt, profesor de la Universidad de Newcastle (Australia).

¿Qué es el blanqueamiento de los arrecifes de coral?

Los corales son animales que mantienen una relación mutuamente beneficiosa con unas microalgas llamadas zooxantelas. Las algas viven en el interior del coral y le proporcionan alimento a cambio de refugio. Son estas zooxantelas las que dan a los corales sus impresionantes colores.

Pero esta relación es frágil. Cuando las aguas se calientan demasiado, aunque sea uno o dos grados, los corales expulsan las algas y se vuelven blancos.

“Los corales no son como nosotros. No pueden ir al médico. No tienen fiebre ni tos. Si los corales se estresan, pierden sus algas y eso es el blanqueamiento del coral”, dice Leggatt.

Cambio climático y temperatura récord del mar

Las temperaturas de la superficie del mar alcanzaron una cifra récord en febrero de 2024. Los efectos del calentamiento provocado por el cambio climático se vieron exacerbados por el fenómeno meteorológico de El Niño, que elevó las temperaturas en todo el planeta.

Este calor provocó el cuarto blanqueamiento masivo del mundo, que afectó a la Gran Barrera de Coral y a los arrecifes de Florida, el Caribe, el Pacífico Sur, el Mar Rojo y el Golfo Pérsico.

Los investigadores de la isla de Lord Howe lo vieron venir. Practicar snorkel en arrecifes a poco más de 3 metros de profundidad les permitió recopilar datos de referencia para estudiar los arrecifes antes, durante y después del blanqueamiento.

La temperatura media de la superficie del mar alrededor de Lord Howe es de 16 °C en invierno y de 26°C en verano. Durante el verano australiano más reciente alcanzaron la cifra récord de 29°C.

A finales de enero, justo antes de que se dispararan las temperaturas estivales, el arrecife estaba inmaculado. “Los colores eran increíbles”, dice Paige Sawyers, estudiante de doctorado de la Universidad de Nueva Gales del Sur que estudió los corales. “Era como me imaginaba la Gran Barrera de Coral hace unos 30 años”.

El equipo se sorprendió al volver un mes después y descubrir que el arrecife había cambiado hasta quedar irreconocible. “Había blanqueamiento en todos los sitios”, explica Sawyers. “No parecía el mismo arrecife”.

A medida que mueren, algunas especies de coral brillan en tonos rosas, morados y verdes, como un último grito de auxilio. “Es casi como si pusieran una luz de neón”, asegura Sawyers.

Pero el coral puede recuperarse si las temperaturas bajan a tiempo para que las algas regresen a sus hospedadores. Cuando terminó el verano y bajaron las temperaturas, las cosas parecían prometedoras. “Algunas especies en concreto que se habían blanqueado estaban recuperando sus zooxantelas”, cuenta Sawyers. “Parecía que todo iba a ir bien”.

El efecto devastador de la marea baja y el blanqueamiento sobre los arrecifes de coral

Fue entonces cuando sobrevino el desastre. En mayo, la isla se vio afectada por mareas extremadamente bajas que dejaron al aire entre 25 y 30 centímetros de coral, provocando un mayor blanqueamiento y matando a los corales que ya no estaban bajo el agua.

“En algunas de las colonias de coral se puede ver una clara línea donde el agua se detuvo”, explica Sawyers.

La combinación de blanqueamiento y mareas inusualmente bajas fue “una desafortunada serie de acontecimientos”, dice Leggatt. Los corales muy poco profundos se enfrentan de forma natural a las mareas bajas pero, ya estresados por las aguas calientes, el estrés ambiental fue letal.

El equipo está analizando los datos para ver el alcance del blanqueamiento pero, afortunadamente, no se perdió todo el coral de Lord Howe.

“Una vez muertos, están muertos. No hay vuelta atrás”, enfatiza Sawyers.

¿Podrán recuperarse los arrecifes?

Con la llegada del invierno, los expertos ya observan signos de recuperación a medida que los corales recuperan su color.

Pero Leggatt sigue preocupado por el alcance del reciente blanqueamiento en una isla tan aislada de otros impactos humanos.

Con el cambio climático provocando fenómenos de blanqueamiento cada vez más graves, estos valiosos ecosistemas están amenazados. Perderlos tendría enormes repercusiones en el medio ambiente y en las personas que dependen de ellos para su alimentación y sustento.

Aunque los esfuerzos de restauración a pequeña escala pueden ayudar a escala local, el problema es demasiado vasto para que estas intervenciones aporten una solución global.

“Si se le dijera a la gente que vamos a perder el Amazonas en 10 o 15 años, la solución no sería intentar almacenar árboles y replantar el Amazonas“, afirma Leggatt. “Tiene que venir de detener el gran impacto, detener el cambio climático”.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete! 

Últimas noticias

Apareció nuevamente el fantasma de los Andes, el felino más amenazado de América

El gato andino es el felino más amenazado del continente americano. Se están registrando y avistando ejemplares en Malargüe, Mendoza.