lunes, agosto 15, 2022

El campamento base del Everest se está derritiendo

Más leídas

Los negacionistas del cambio climático tendrán que explicar por qué Nepal se está gastando millones de euros en trasladar uno de sus pilares económicos fuera del glaciar donde está situado. Hablamos del campamento base del Everest, situado en el glaciar Khumbu a una altitud de 5.364 metros y lugar por el que más de 1.500 montañistas pasan cada año. Su ubicación actual se está desestabilizando por el derretimiento del hielo y ya no es segura para los que acampan allí.

Un campamento derretido. Tal y como concluyen varios estudios recientes de la Universidad de Leeds que han alarmado a las autoridades, el glaciar donde está situado el campamento está desapareciendo con el tiempo, a un ritmo de 9,5 millones de metros cúbicos de agua al año. Quienes controlan la base, explican que un arroyo en medio del campamento base se ha ido expandiendo y que cada vez están apareciendo más grietas en la superficie del glaciar.

También los montañistas hablan en este artículo de BBC de fuertes ruidos que se escuchan con frecuencia en el campamento, causados ​​por el movimiento del hielo o la caída de rocas. Todo esto hace que sea cada vez más arriesgado acampar.

Los planes para moverlo. Esto es una faena para Nepal, que se beneficia cada año de la llegada de miles de alpinistas decididos a escalar sus montañas. Ahora el país pretende trasladar el campamento base fuera del glaciar Khumbu. ¿A dónde? 400 metros más abajo del actual, en un lugar donde no hay ni rastro de hielo en todo el año. Si bien el departamento de turismo de Nepal todavía tiene que ultimar la estrategia de mudanza, sobre todo con las comunidades locales afectadas, todo indica a que el proyecto podría llevarse a cabo antes de 2024.

  EE.UU: un incendio destruyó más de 200 viviendas en California

El principal problema es que un campamento que esté más abajo en la montaña aumentaría aún más la caminata desde el campamento base hasta el campamento 1, el siguiente que te encuentras en el ascenso. Y eso puede hacer que los montañistas tengan que hacer un esfuerzo aún mayor.

No sólo es el cambio climático. El calentamiento global no es el único factor que contribuye a esta pésima situación. En Magnet hemos comentado a lo largo de varios artículos cómo la huella humana está haciendo estragos en el paraje natural. Desde colas de tres horas de montañistas para ascenderlo a montañas de basura y residuos. Sólo durante la pasada temporada de escalada los turistas y escaladores dejaron alrededor de 25 toneladas de desperdicios. Además del reguero de orina y heces que depositan en los alrededores del campamento.

Qué está pasando con los glaciares

No sólo es el Everest. Otros glaciares se están derritiendo, perdiendo hielo y haciendo que la subida sea más peligrosa. De los aproximadamente 198.000 glaciares del planeta, más de una cuarta parte se encuentran en el Himalaya, según este artículo de Science. Y ahora todos ellos peligran por el cambio climático. Muchos glaciares están derritiéndose y un nuevo estudio sugiere que aquellos que terminan en lagos habían perdido un 32% más de masa de hielo por año que los glaciares que terminan en tierra.

Es un gran problema, ya que muchos lagos glaciares se forman detrás de presas inestables que pueden colapsar y enviar esas inundaciones a través de valles. Es lo que se vió en 1985 en Dig Tsho, al este de Nepal, cuando se rompió una presa y se derramaron millones de metros cúbicos de agua en la aldea de Ghat, destruyendo todo a su paso.

  185 ecologistas fueron asesinados en 2015 en defensa del medio ambiente

Lo que aprendemos de los icebergs. En las aguas, los icebergs también están corriendo el mismo destino. Hace poco, en Magnet contamos cómo el iceberg más grande de la Tierra, con 5.719 kilómetros cuadrados, se esfumó. Un monstruo colosal que tenía el doble del tamaño de Luxemburgo cuando se separó de la plataforma de hielo de Larsen (Antártida) en 2017.

Los investigadores que rastrearon su viaje a través de satélites de la ESA calcularon que desde finales de 2020 hasta que se derritió en 2021, el A-68 liberó un total de 152.000 millones de toneladas métricas de agua dulce. Esto es nada menos que alrededor de 150 veces la cantidad de agua utilizada diariamente por todos los ciudadanos de Reino Unido. También el equivalente a 20 veces el agua en el lago Ness de Escocia, o 61 millones de piscinas olímpicas.

Últimas noticias

Neuquén: Plottier es la primera ciudad del país que recicla las pilas

Contrató a la primera empresa nacional que se dedica a transformar las pilas en materiales que se usan para la fabricación de pintura.

Noticias relacionadas