El exceso de turismo se ha convertido en un problema global

El turismo de masas ha sido una bendición para miles de millones de personas en todo el mundo. Ahora podemos viajar a destinos exóticos con mayor facilidad que nunca, para relajarnos, hacer turismo y vivirlo.

Sin embargo, el turismo de masas no es una bendición para el medio ambiente. El turismo mundial deja una huella de carbono gigante y también contribuye a la degradación ambiental a gran escala en todo el mundo a través de la conversión de áreas naturales relativamente aisladas y previamente vírgenes en destinos de viaje ocupados.

Luego están las crecientes tasas de contaminación generadas por el turismo de masas. Ocho de cada 10 turistas viajan a las zonas costeras, siendo las playas los destinos más populares. Eso apenas beneficia a los ecosistemas marinos. Las playas se cubren de basura, las zonas marinas frágiles se ven inundadas por los violentos turistas, las aguas costeras se contaminan con efluentes y aguas residuales sin tratar.

«Durante la temporada alta de turismo, se ha descubierto que la basura marina en la región mediterránea aumenta hasta en un 40 por ciento», observó ONU Medio Ambiente. «Con gran ironía, el turismo, que a menudo depende de la belleza natural de la Tierra, está haciendo enormes contribuciones a su decadencia de una manera muy visible», agregan desde el organismo.

El Mediterráneo, uno de los destinos turísticos más populares del mundo, atrae a unos 220 millones de turistas que acuden a la región cada año. Se espera que su número aumente a 350 millones en dos décadas. Alrededor de la mitad de los visitantes se dirigen a las playas donde, a menudo, sin saberlo, causan estragos en el medio ambiente a través de sus números absolutos.

Esto tambien te puede interesar