El humedal Jaakanigás de Santa Fe sumará áreas con mayor protección ambiental

Con el objetivo de sumar porciones de territorio a mayores niveles de protección ambiental, desde el gobierno de Santa Fe, la administración de Parques Nacionales y Aves Argentinas viene trabajando en la creación de un “Área de Manejo Integral Jaaukanigás” en el humedal de ese nombre ubicado en el extremo noreste provincial, una región con una biodiversidad riquísima que busca convertirse en un destino de turismo de naturaleza gracias a su variedad de flora y fauna.

El proyecto contempla declarar algunas zonas de conservación estrictas dentro del Sitio Ramsar Jaaukanigás, que abarca 492 mil hectáreas, a través de una figura que aún debe terminar de definirse, pero que se enmarcaría dentro de las categorías de reserva nacional o provincial.

El Jaaukanigás (esa palabra significa “gente del agua”) es considerado uno de los sitios más biodiversos de la Argentina, con más de 800 especies de plantas y 767 especies de vertebrados. Es un lugar de resguardo de especies amenazadas como el ciervo de los pantanos, el aguará guazú, el lobito de río, el mono carayá, el capuchino pecho blanco y la boa curiyú, entre otras; y alberga ambientes representativos del Chaco, la Selva Paranaense, el Espinal y la Pampa, junto a diversos ambientes acuáticos y palustres.

Un humedal de rango internacional

Alejandro Giraudo, biólogo del Instituto Nacional de Limnología (Inali) y parte del proyecto para jerarquizar el Jaaukanigás, recordó que los Sitios Ramsar son humedales de importancia internacional donde se prioriza el funcionamiento ecológico del territorio, con una mirada que incorpora a los actores sociales que de una u otra manera conviven con ese humedal. La idea de este plan es que dentro del Sitio, que tiene una superficie de 492 mil hectáreas, haya “sub sitios” de conservación más estrictos que estarían ubicados en islas fiscales que están en el Paraná.

“Estos parches permiten que la naturaleza se preserve de la mano de una infraestructura de protección adecuada similar a la de Parques Nacionales. Esto dotará al Sitio de más lugares con mucha calidad ambiental, lo que puede ayudar a favorecer un ecoturismo creciente como ya se empezó a hacer desde Reconquista, Villa Ocampo y Florencia con objetivo de ver animales salvajes y ambientes bien conservados”, detalló Giraudo.

El biólogo destacó que lograr tener estas áreas de protección estricta dentro del Jaaukanigás “es muy importante para el Sitio”, y que la alianza con Parques Nacionales dota a la zona de mayores y mejores recursos y una capacidad e difusión que la va a potenciar desde lo turístico. En relación a cuál será el estatus definitivo de estas nuevas áreas, Giraudo aclaró que eso aún “no está del todo definido” pero que dentro de las que están en estudio, figuran desde parque o reserva nacional a categorías provinciales de características parecidas.

Un territorio sensible

Como todo el noreste argentino, el Jaaukanigás padece las consecuencias de la sequía y la bajante extraordinaria del río Paraná, así como las intensas quemas potenciadas por esa transformación del territorio. Así lo explicó Giraudo, según quien “el Sitio no fue la excepción”. Aún así, explicó que al haber cursos de agua que mantuvieron al menos algo de su caudal “no todos los lugares fueron quemados”, como ocurrió hace pocas semanas en el Iberá, en Corrientes.

En este punto, el científico dijo que la creación de áreas estrictas de conservación “ayudaría a que estos impactos disminuyan” gracias a una mejor infraestructura. El sitio Ramsar Jaaukanigás fue creado el 10 de octubre de 2001 y fue el primero en su tipo contar con un comité intersectorial de manejo. La riqueza del lugar es incomparable: en un territorio que representa el 1% de la superficie total de Argentina se pueden encontrar el 35% de las especies de aves de todo el país, el 28% de los anfibios, el 20% de los reptiles y el 25% de los mamíferos.

Además, en un contexto de cambio climático que está alterando los parámetros de temperatura y lluvias en todo el mundo, estos parches de naturaleza en estado casi puro se convierten en enormes aliados tanto para mitigar los efectos del calentamiento global, como para resguardar especies que allí encuentran refugio y alimento.

La voz oficial

En relación a este proyecto la ministra de Ambiente y Cambio Climático de Santa Fe, Erika Gonnet, dijo que la provincia tiene un programa llamado “Regenera Santa Fe” que opera sobre tres ejes: la ampliación de los parques nacionales; la creación de nuevas áreas protegidas y la realización del inventario de humedales. Para el Jaukaanigás, puntualizó que el área que se busca potenciar tiene unas 150 mil hectáreas.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Una extraña ballena jorobada blanca fue avistada en el Ártico

La ballena, llamada “Willow”, fue captada por la cámara mientras emergía a la superficie ...