Eliminar 3 años de emisiones de metano bajaría temperaturas 0,21 grados

La eliminación de aproximadamente tres años de emisiones causadas por humanos de metano, un potente gas invernadero, reduciría las temperaturas de la superficie global en unos 0,21 grados Celsius.

Asimismo, se reducirían los niveles de ozono lo suficiente como para prevenir aproximadamente 50.000 muertes prematuras al año, según el resultado de dos nuevos estudios dirigidos por la Universidad de Satnford y publicados en Philosophical Transactions of the Royal Society A.

Esta investigación podría ayudar a allanar el camino al diseñar un plan para coordinar la investigación sobre tecnologías de eliminación de metano y modelar cómo el enfoque podría tener un efecto enorme en la reducción de temperaturas máximas futuras, según sus autores.

Los hallazgos abren la puerta a comparaciones directas con la eliminación de dióxido de carbono, un enfoque que ha recibido mucha más investigación e inversión, y podría ayudar a dar forma a la política climática nacional e internacional en el futuro.

“Ha llegado el momento de invertir en tecnologías de eliminación de metano”, dijo en un comunicado Rob Jackson, autor principal, profesor titular de Energía y Medio Ambiente enStanford.

La concentración relativa de metano ha crecido más del doble de rápido que la del dióxido de carbono desde el comienzo de la Revolución Industrial. La eliminación del metano de la atmósfera podría reducir las temperaturas incluso más rápido que la eliminación del dióxido de carbono solo porque el metano es 81 veces más potente en términos de calentar el clima durante los primeros 20 años después de su liberación, y aproximadamente 27 veces más potente durante un siglo. La eliminación de metano también mejora la calidad del aire al disminuir la concentración de ozono troposférico, cuya exposición causa aproximadamente un millón de muertes prematuras anualmente en todo el mundo debido a enfermedades respiratorias.

A diferencia del dióxido de carbono, la mayor parte de las emisiones de metano son provocadas por los humanos. Los principales culpables incluyen fuentes agrícolas como el ganado, que emiten metano en el aliento y el estiércol, y los campos de arroz, que emiten metano cuando se inundan.

La eliminación de desechos y la extracción de combustibles fósiles también contribuyen con emisiones sustanciales. Las fuentes naturales de metano, incluidos los microbios del suelo en los humedales, representan el 40 por ciento restante de las emisiones mundiales de metano. Complican aún más el panorama porque se prevé que algunos de ellos, como el deshielo del permafrost, aumentarán a medida que el planeta se calienta.

Si bien el desarrollo de tecnologías de eliminación de metano no será fácil, las posibles recompensas financieras son grandes. Si los precios de mercado de las compensaciones de carbono suben a 100 dólares o más por tonelada este siglo, como predijeron los modelos de evaluación más relevantes, cada tonelada de metano eliminada de la atmósfera podría tener un valor de más de 2.700 dólares.

Uno de los dos estudios, dedicado al modelado, utiliza un nuevo modelo desarrollado por la Oficina Meteorológica del Reino Unido (MetOffice) para examinar los impactos potenciales de la remoción de metano al tiempo que tiene en cuenta su vida útil más corta que el dióxido de carbono, un factor clave porque parte del metano removido habría desapareció de todos modos. Los investigadores crearon un conjunto de escenarios variando la cantidad eliminada o el momento de la eliminación para generalizar sus resultados en una amplia gama de rutas de emisiones futuras realistas.

En un escenario de altas emisiones, el análisis mostró que una reducción del 40 por ciento en las emisiones globales de metano para 2050 conduciría a una reducción de la temperatura de aproximadamente 0,4 grados Celsius para 2050. En un escenario de bajas emisiones donde la temperatura alcanza su punto máximo durante el siglo XXI, la eliminación de metano de la misma magnitud podría reducir la temperatura máxima hasta en 1 grado Celsius.

El camino para lograr estas mejoras climáticas y de la calidad del aire sigue sin estar claro. Para enfocarlo, el segundo estudio compara y contrasta aspectos de la eliminación de dióxido de carbono y metano, describe una gama de tecnologías para la eliminación de metano y describe un marco para coordinar y acelerar su ampliación. El marco ayudaría a facilitar un análisis más preciso de los factores de remoción de metano que van desde simulaciones específicas de la ubicación hasta interacciones potenciales con otros enfoques de mitigación del cambio climático.

El metano es difícil de capturar del aire porque su concentración es muy baja, pero las tecnologías emergentes, como una clase de materiales cristalinos llamados zeolitas capaces de absorber el gas, mantienen la promesa de una solución, según los investigadores. Abogan por una mayor investigación sobre el costo, la eficiencia, la escala y los requisitos energéticos de estas tecnologías, las posibles barreras sociales para el despliegue, los beneficios colaterales y los posibles subproductos negativos.

“La eliminación de dióxido de carbono ha recibido miles de millones de dólares en inversiones, con la formación de decenas de empresas”, dijo Jackson. “Necesitamos compromisos similares para la remoción de metano”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar