Infierno en Australia: los graves daños que está causando el fuego “sin precedentes”

incendios australia

Los incendios sin precedentes que azotan Australia están causando graves daños al ecosistema y ponen en peligro la biodiversidad de la región. Los efectos también lo sienten las personas, mientras los intentos por controlar el fuego aun no son suficientes. 

El fuego ya consumió un área equivalente a Bélgica. Para peor, el país está a las puertas del verano. En Sydney nubes de humo tóxico tiñen con ceniza el cielo. Durante los días más críticos no se podía ver dónde acababan los rascacielos del distrito financiero y se suspendieron los trayectos en ferry.

“He leído que salir a la calle es como fumar tres paquetes al día –afirma Ronnie Chu, el mánager de la terraza del Museo de Arte Contemporáneo, en el corazón de Syndey–. Es terrible y, además, yo ya fumo”.

Al mismo tiempo, en el oeste de Nueva Gales del Sur, los bomberos luchan contra uno de los incendios más violentos. En Gospers Mountains y el Wollemi National Park ya se han consumido casi medio millón de hectáreas y desde el sábado los cuerpos de extinción se centran en paralizar una lengua de fuego que amenaza la central térmica de Mount Pipper, responsable del 10% de la energía de todo el estado.

Se trata de una oleada de fuegos “sin precedentes”, con altas temperaturas y rachas de viento que se ­retroalimentan con las llamas, ­creando un tornado destructivo. Se ha declarado el estado de emergencia con 73 focos activos en todo el país, 28 de ellos descontrolados; 873 casas quemadas y 2.000 efectivos desplegados. Hasta ahora han muerto ocho personas. Se han calcinado más de tres millones de hectáreas, una superficie similar a la de Bélgica.

Las olas de calor de esta primavera, combinadas con las sequía y el calentamiento global, son las principales amenazas para la biodiversidad australiana. Este diciembre se han batido récords al alcanzarse los 47 grados. En Victoria, el estado más meridional, Bill Wa­llace, un agricultor y conservacionista, denunció que las cacatúas caían desplomadas de los árboles. Los bomberos luchan contra las llamas mientras cada vez es más claro que los incendios son también la primera amenaza para la humanidad.

Por eso, desde las universidades y sectores sociales piden un reducción drástica de los gases invernadero antes del 2050. Hoy Australia emite más CO2a la atmósfera que 175 países y contando el transporte marítimo es el quinto emisor en el mundo.

Pero el primer ministro, Scott Morrison, del Partido Liberal, minimiza públicamente las consecuencias del cambio climático, al considerar que es “sólo uno de los factores” de los incendios, y sigue apostando por el carbón con nuevos contratos de explotación como el que firmaron las autoridades con el multimillonario indio Gautam Adani, fundador del imperio industrial Adani Group, que explotará el mineral para alimentar una planta de energía en India que, a su vez, venderá electricidad a Bangladesh.

Morrison está siendo criticado por haberse tomado unos días de vacaciones en Hawái en plena ­crisis: “Cuando haces una promesa a tus hijos, debes intentar cumplirla, pero como primer ministro ­tengo otras responsabilidades”, se ha justificado.

Tags:

Esto tambien te puede interesar