La contaminación reduce la capacidad de atención de los niños

La contaminación también pasa factura a la capacidad de atención de los niños. Los mismos investigadores que descubrieron que los alumnos de colegios con aire más contaminado desarrollan menos la memoria a largo plazo, han hallado ahora que la exposición a agentes contaminantes procedentes del tráfico también tiene efectos a corto plazo.

 
Concretamente, un grupo de científicos del ISGlobal de Barcelona, comandados por el doctor Jordi Sunyer, han demostrado que los altos niveles diarios de dióxido de nitrógeno y carbono elemental producen fluctuaciones en la función de la atención en los menores.
 
El estudio se enmarca dentro del proyecto Breathe, una investigación para medir el impacto de la contaminación en el cerebro de los niños.
 
Los científicos hicieron un estudio de seguimiento entre 2012 y 2013 a unos 2.700 menores de entre 7 y 9 años de 300 aulas de 39 colegios de Barcelona y constataron que la contaminación del aire tiene un efecto neurotóxico en los niños: además de dañar la capacidad cognitiva de los menores, como se apreció en el primer estudio, los agentes contaminantes también reducen su capacidad de atención.
 
‘Los días en que los niños estuvieron expuestos a mayores niveles de contaminación mostraron un retraso equivalente a un mes y medio en la mejora natural de la velocidad de respuesta’, explicó Sunyer.

Tags: