La escasez de agua impulsa el auge de la desalinización

Más leídas

Aunque alrededor del 70 por ciento de la superficie terrestre está cubierta de agua, menos del 1 por ciento es realmente potable. Estos recursos finitos de agua dulce están distribuidos de forma muy desigual en nuestro planeta.

Mientras que soluciones como la siembra de nubes, e incluso la recolección de icebergs, siguen sin probarse a gran escala, la desalinización del agua de los océanos para convertirla en agua potable ha surgido como el medio definitivo para proteger de la sequía a las regiones que sufren pobreza de agua.

Este concepto centenario utiliza la destilación térmica o una membrana de ósmosis inversa para separar la sal del agua del océano.

La técnica se utiliza actualmente en todo el mundo, y ya hay unas 20.000 plantas desalinizadoras en funcionamiento, las 10 mayores en Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel.

Alrededor del 47 por ciento del agua desalinizada del mundo se produce solo en Oriente Medio y el Norte de África, declaró a DW Manzoor Qadir, director adjunto del Instituto Universitario de las Naciones Unidas para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud.

La escasez de agua empeorará a medida que la población aumente, junto con las temperaturas, y se prevé que el África subsahariana se convierta en un “punto caliente de escasez de agua” en 2050, señaló Qadir.

“Es una gran opción para mejorar los recursos hídricos”, dijo sobre la desalinización, y añadió que los costes han “disminuido enormemente”: de unos 5 dólares (4,69 euros) por metro cúbico (1.000 litros) en la década de 2000, a 50 céntimos en la actualidad.

“No hay duda”, afirma Frithjof C. Kuepper, “para países como Chipre, no hay otra opción si quieren mantener este nivel de vida”. Kuepper escatedrático de Biodiversidad Marina de la Universidad de Aberdeen y experto en el impacto ambiental de la desalinización en Chipre.

Ese país, el más caluroso y seco de la UE, depende de la desalinización para el 80 por ciento de su agua potable, según Kuepper.

Impacto marino y climático de la desalinización

Pero tanto Kuepper como Qadir admiten que, antes de convertirse en una solución mágica para la escasez de agua, la desalinización presenta serias desventajas medioambientales en su forma actual. En primer lugar, separar la sal del agua consume mucha energía.

Un estudio de 2021 sobre las consecuencias medioambientales de la desalinización en Chipre, del que Kuepper es coautor, demostró que las cuatro plantas desalinizadoras del país generan en torno al 2% de sus emisiones totales de gases de efecto invernadero.

Según el estudio, las plantas también representan el 5% del consumo total de electricidad en Chipre, uno de los mayores porcentajes por sector de consumo eléctrico.

Además, el informe señala que el agua desalinizada producida generó unos 103 millones de metros cúbicos de efluentes salinos tóxicos y de alta salinidad que afectaron al ecosistema de praderas marinas del Mediterráneo en la región de las tuberías de vertido.

Hacer sostenible la desalación

Los autores del estudio de Chipre concluyen que la solución a las emisiones de CO2 relativamente elevadas es desplegar energías renovables para alimentar las plantas desalinizadoras.

Mientras tanto, la empresa berlinesa Boreal Light, especializada en soluciones de energía verde para instalaciones de tratamiento de aguas, ha desarrollado plantas desalinizadoras de energía solar y eólica fuera de la red que pueden igualar ese precio y garantizar una mayor independencia energética e inmunidad frente a las fluctuaciones de precios.

“Tenemos el agua gratis, tenemos la electricidad de la energía solar y eólica gratis, así que ahora podemos producir 1.000 litros [de agua dulce] por 50 céntimos”, declaró a DW Ali Al-Hakim, cofundador y director general de Boreal Light.

El precio de un metro cúbico es tan competitivo como el de acceder directamente al agua dulce de ríos o pozos, añadió y es igual al coste de desalinización más barato de hoy citado por Qadir.

Kuepper afirma que, a medida que mejore la tecnología, seguirán reduciéndose las repercusiones climáticas y medioambientales. “Es el camino obvio a seguir”, dijo sobre la desalinización. “Nuestro trabajo es asegurarnos de que sea sostenible”.

Últimas noticias

Descubren un bosque subterráneo con plantas desconocidas para la ciencia

Descubre el fascinante bosque subterráneo oculto en China. Un hallazgo extraordinario que revela nuevas perspectivas sobre la biodiversidad.