La polución del suelo, una contaminación invisible que envenena a China

Al norte de Daying se encuentra la aldea de Maoying, de 4 mil habitantes y pegada a la ciudad de Xinji, que presume de ser la ‘capital del cuero’ de China.
 
Un enorme vertedero a cielo abierto recoge los desechos de un centenar de fábricas especializadas. Sus habitantes no se atreven a abrir las ventanas debido al permanente mal olor, y se quejan de lo turbio de su agua potable.
 
‘Mucha gente padece enfermedades raras. Incluso los jóvenes desarrollan cáncer. Hace dos años fuimos a protestar al gobierno de Xinji. Detuvieron a dos y les pusieron después en libertad, a otro le condenaron por allanar un edificio público’, explica un residente que se identifica como Wang.
 
Lamentablemente, no son casos aislados. La polución del suelo en China ‘es un problema tan grave como la del aire, solo que menos visible’, señala Ada Kong, directora de la campaña contra productos tóxicos de Greenpeace en Asia Oriental.
 
Los resultados de un estudio elaborado por el Ministerio de Recursos Naturales entre 2005 y 2013, y divulgados parcialmente en 2014, encuentran que un 19,4% de los terrenos de cultivo, y el 16,1% del total del suelo, están contaminados.
 
En 3,3 millones de hectáreas la cantidad de tóxicos ha obligado a prohibir la siembra. Entre las causas, los desechos tóxicos de las fábricas, el uso de agua contaminada para el riego o el empleo excesivo de pesticidas.
 
Pero la realidad puede ser aún peor. Sus críticos consideran que las muestras, extraídas de 10 mil puntos en 1.500 áreas examinadas, fueron poco representativas y no tuvieron en cuenta todos los posibles elementos tóxicos.

Tags:

Esto tambien te puede interesar