Los países acuerdan un plan mundial para conservar a los tiburones

Representantes de los gobiernos de 50 países se han reunido en Bonn (Alemania) para celebrar la primera reunión oficial de los signatarios del Memorando de Entendimiento sobre la Conservación de los Tiburones.

 
Los participantes aprobaron un nuevo plan de conservación, cuyo objetivo es catalizar las iniciativas regionales para reducir las amenazas a los tiburones migratorios. Los Estados Signatarios acordaron también invitar a los representantes de la industria pesquera, las ONG y los científicos a aplicar el Plan de conservación.
 
En el marco del acuerdo, los países acordaron intercambiar información entre los organismos gubernamentales, las instituciones científicas, las organizaciones internacionales y las ONG. Mejorando la supervisión y la recopilación de datos se facilitará la evaluación de la estructura, las tendencias y la distribución de las poblaciones de tiburones, factores necesarios para formular medidas de conservación específicas.
 
Dado que los tiburones migratorios cruzan los mares de alta mar y las aguas nacionales de los diferentes Estados, se requiere una colaboración más estrecha entre los países para hacer frente a la sobreexplotación de la pesca y otras amenazas.
 
 
Los tiburones están gravemente amenazados en todo el mundo. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha clasificado el 17% de más de 1000 especies como amenazadas, según los criterios de su “Lista roja”. Las capturas de tiburones se realizan o bien intencionalmente o bien por captura incidental en prácticamente todos los tipos de pesca en todo el mundo.
 
El nuevo Plan de conservación de la pesca fomentará la investigación relacionada con las capturas incidentales y directas de tiburones, con el objetivo de garantizar que todas las capturas de tiburones sean sostenibles.
 
Otras especies consideradas en el Plan de conservación son el marrajo de aleta corta, la mielga, el marrajo sardinero, el tiburón peregrino, el tiburón blanco y el tiburón ballena.
 
Los países subrayaron también que era necesario regular más estrechamente la captura incidental de tiburones en las artes de pesca. Los participantes en la reunión de Bonn acordaron alentar el establecimiento de cupos de captura para asegurar la utilización sostenible de las especies de tiburones seleccionadas así como de límites más estrictos para las especies de tiburones en peligro de extinción.
 
Hasta fecha no se han establecido cupos internacionales de capturas para los marrajos de aleta corta y larga, que atraviesan las cuencas oceánicas, son capturados por varios países, y están regulados por el acuerdo de la CMS.
 
En el Plan de conservación se sugiere también que los tiburones deberían desembarcarse con las aletas adheridas, con el fin de impedir la práctica del “aleteo” (que consiste en cortar las aletas del tiburón y descartar el cuerpo echándolo al mar). El alto valor de las aletas ha creado un incentivo económico para el aleteo de tiburones pero, hasta la fecha, más de 60 naciones pesqueras, incluidos 27 Estados Miembros de la Unión Europea (UE), han prohibido esta práctica.
 
No obstante, en la UE y algunos otros países se permite todavía en algunos casos la elaboración de los tiburones a bordo de los buques, lo cual quiere decir que las aletas de tiburón pueden separarse de las carcasas y almacenarse separadamente con arreglo a un límite de peso de aletas por peso de carcasa que puede resultar difícil de aplicar correctamente.
 
Se estima que cada año se matan de 26 a 73 millones de tiburones para abastecer el mercado mundial de aletas de tiburón. Las aletas de tiburón, que se utilizan para el tradicional plato asiático de la sopa de aletas de tiburón, son uno de los productos pesqueros más valiosos del mundo. Según la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA), el precio de las aletas de tiburón alcanzó la cotización de más de 700 USD por kilo en 2011.
 
Los tiburones se capturan también por su carne y el aceite de hígado y, cada vez más, se comercializan también sus esqueletos de cartílago.
 
La mayor parte de los tiburones son especies longevas que crecen lentamente, maduran tarde y producen pocas crías. Estos factores biológicos hacen que los tiburones sean especialmente vulnerables a la sobrepesca y significa también que la recuperación de las poblaciones, una vez agotadas, puede ser lenta.
 
 
 
 
 
 
 

Tags:

Esto tambien te puede interesar