viernes, diciembre 2, 2022

San Juan: Barrick Gold anunció que cerrará el tunel frente a una nueva contaminación

Más leídas
La minera reconoció un nuevo derrame, esta vez en su proyecto Lama, en San Juan y cerrará el túnel binacional que montó para transportar roca de Chile a Argentina. 

 
Destruyó un ambiente periglacial protegido por ley y que, contaminó la zona.
Brrick Gold informó que ‘aproximadamente a las 18 horas de ayer tuvo lugar un evento en Lama, a raíz del deshielo de uno de los inviernos más intensos de las últimas décadas en esa zona de la cordillera’. Y agregó: ‘El evento se originó por la crecida del río Turbio cuyo caudal y arrastre de sedimentos alcanzó la capacidad máxima de las piletas de sedimentación, por lo que el agua fue conducida a través de un canal de contingencia construido para este propósito hacia el dique impermeabilizado, antes de su descarga en el río Las Taguas’.
 
La mayor parte del agua que drena naturalmente del túnel en Lama sigue siendo tratada en la planta construida a tales efectos. Sin embargo una parte excedente no está ingresando al sistema para no sobrepasar la capacidad de tratamiento. La empresa no aclaró la composición de los sedimentos derramados, el volumen ni el lugar en el que cayeron.
 
El comunicado agrega que arrojar agua con un alto nivel de acidez al medio ambiente increíblemente ‘no trajo aparejado ningún tipo de consecuencia para el medioambiente o la salud de los trabajadores’.
 
Entre algunos ambientalistas empezó a sonar la idea de que este ‘evento’ del que no hay mayores precisiones es un invento de Barrick Gold. 
 
El túnel fue montado en pleno ambiente periglacial, según documentos de la propia Barrick Gold. El agua que emana de sus paredes estaba congelada.
 
Un dato importante: el pH de 7 es neutro. Cuanto menor da esa cifra, más ácida es el agua. El pH que emana de las paredes del túnel oscila entre 2 y 3.
 
 
  Argentina pide a Chile que solucione la contaminación de una minera
Últimas noticias

Científicos reviven un “virus zombi” que estuvo 48.500 años congelado en el permafrost de Siberia

El aumento de las temperaturas está provocando el "despertar" de antiguos patógenos que podrían suponer una amenaza para la salud pública

Noticias relacionadas