Siete consejos cotidianos para cuidar el ambiente

Cómo evitar el aumento de la temperatura más de 1.5 grados para 2030, por Ines Camillioni (climatóloga argentina, una de las autoras principales del reconocido informe 1.5 publicado por el IPCC en el 2018)

  • El umbral de 1.5 grados fue decidido a instancia de los países menos desarrollados o insulares, que veían que calentamientos por encima de este umbral generaría consecuencias irreversibles. Si se llega a ese límite, un 8% de los insectos, 6% de las plantas y 4% de los vertebrados se perderían.
  • El aumento de la temperatura a 2 grados llevaría no solo a inundaciones de las zonas costeras, sino a riesgos sobre la provisión de agua. También habría pérdida de corales o desplazamiento de las especies, y podría desaparecer los hielos continentales.
  • Frente a este panorama, las soluciones serían dos: 
    • Implementar medidas de mitigación asociadas al uso intensido de combustibles fósiles -petróleo, gas natural y carbón- para la generacion de energía, y generar cambios en el uso de los suelos -evitar la forestacion-.
    • Fomentar la adaptación, pensando en cómo nos protegemos acerca de los cambios que ya estamos viviendo, y cómo disminuimos los riesgos a futuro. 

Cómo cambiar la matriz energética por una que sea menos contaminante, por Patricia Tatto (Presidenta y Fundadora de la organización Mujeres en Energía Renovable México)

  • La transición energética es un cambio de un sistema basado en la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas o el carbón, a uno de bajas emisiones y que se basa en el aprovechamiento de las fuentes de generación renovables. 
  • Para lograrlo necesitamos el cierre progresivo de las centrales de carbón, y el desarrollo de los países de planes y políticas para incorporar más energía renovable en su matriz energética y que se cambien el sistema de consumo. 
  • También hay que fomentar la utilización de combustibles con pequeños porcentajes de carbono con -por ejemplo- biomasa, usar tecnología de emisiones cero, gestionar mejor la energía en nuestras casas y trabajos, y reducir gases en productos y subproductos industriales.
  • Las energías eólica (basada en la fuerza del viento) y solar (el sol) son las más conocidas como renovables, pero hay toda una serie de otras fuentes de energía:
    • La biomasa, a partir de cualquier material orgánico proveniente de seres vivos. 
    • La energía hidráulica, donde las represas de agua producen la energía a través de una turbina.
    • La energía de los océanos, tanto a partir de la térmica por el calentamiento solar como la marea por el movimiento de las olas.
    • La geotérmica, que proviene del calor del centro de la tierra.

Cómo modificar las formas de producción de alimentos por una más sustentable, por Paola Constantino (Biotecnóloga, Exploradora de National Geographic y cofundadora de microTERRA, donde investiga sobre las microalgas)

  • Podemos utilizar microalgas, organismos fotosintéticos con la capacidad de limpiar contaminantes del agua, principalmente nitrógeno y fósforo, y podemos utilizarla para limpiar el agua residual del agroindustria, para remover fertilizantes químicos o nitrógeno proveniente del estiércol animal o detergentes.
  • También se pueden utilizar las algas para producir inhibidores naturales del gas metano, el principal gas de efecto invernadero en el ganado. Entonces las algas se tendrían que suministrar como un aditivo en la alimentación de las vacas.
  • Otras formas sustentables para producir alimentos son las practicas regenerativas, las cuales promueven la producción en un mismo espacio de varias especies animales y vegetales. Todas en equilibrio y cuidando el suelo.
  • Como consumidores podemos favorecer sistemas de producción sustentables:
    • Elegir alimentos producidos localmente y que beneficien al medio ambiente y la comunidad, libres de pesticidas y fertilizantes. Que tengan empaques amigables.
    • Podemos decirle no a los descartables, reutilizando botellas o usar desechables biodegradables.
    • Reducir el consumo de carne o lácteos, aunque sea una vez a la semana, porque la vaca es el principal productor de gases del efecto invernadero.

Siete consejos cotidianos que puede aplicar cualquier persona en pos del ambiente

  1. Ser más eficiente en el envío de mails y eliminar todos los que podamos de nuestra bandeja de entrada. Enviar 65 correos electrónicos equivale aproximadamente a conducir 1 km en auto, y eliminar 30 mails puede ahorrar hasta 220 watts, la misma energía que gasta una luz de bajo consumo encendida todo el día.
  2. Usar productos con etiquetas de eficiencia energética o usar luces LED de bajo consumo.
  3. Desenchufar los aparatos electrónicos cuando no se utilizan.
  4. Reducir el brillo de las pantallas ahorra energía. Siempre que bajemos el brillo de la TV, de la computadora o del celular, vamos a lograr reducir el gasto energético.
  5. Apagar el horno antes de terminar la cocción. Si hacemos esta práctica, podemos aprovechar el calor residual para continuar cocinando nuestros alimentos, y además ahorramos electricidad.
  6. Reciclar y separar los residuos en casa, y evitar plástico de un solo uso. El consumo de botellas a nivel mundial es muy grande, y lo peor es que una sola botella de plástico tarda 500 años en descomponerse, y nunca logra biodegradarse.
  7. Informarse cada vez más y compartir con amigos y familiares.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Bicicletero con sistema smart, una solución innovadora y sustentable

Consiste en un equipamiento urbano basado en la sostenibilidad medioambiental con una gestión más ...

Chubut: El gobernador Martín Buzzi advirtió que ‘se avivó el fuego’

Brigadistas y voluntarios siguen luchando contra los incendios forestales que afectan a la zona ...