Crean un dispositivo que evita que la basura plástica llegue a las playas de la Costa Atlántica

La proliferación de basura en los océanos y playas es un problema creciente, al punto de que ya existen cinco islas de plástico (en realidad, sopas grisáceas de basura flotante que ocupan una superficie cada vez mayor) y la ONU estimó que para 2050 habrá más plástico que peces en los mares.

El 80% de los residuos que se encuentran en el mar provienen del continente. Y según el último Censo de Basura Costera de la provincia de Buenos Aires, el 83% son plásticos (envases, bolsas, envoltorios y sus fragmentos). También hay un componente importante de colillas de cigarrillos, que resultan altamente contaminantes (una sola colilla puede contaminar entre 50 y 70 litros de agua), vidrios, telgopor, telas, escombros, velas y restos orgánicos.

Desde la organización Surfrider La Costa, una de las que participa anualmente en el censo de basura costera y organiza periódicas jornadas de limpieza en las playas de Santa Teresita, Mar del Tuyú y aledañas, empezaron a buscar soluciones para evitar la llegada de basura al mar.

Juan Cruz De Luna, surfista y actual presidente de esta ONG, vió algunos dispositivos “atrapa-basura” en sus visitas a playas de Europa y Australia, y decidió traer la idea a la costa bonaerense.

Una red de contención de basura implementada en Australia

“Hace tres años empezamos a diseñar, con voluntarios de la asociación, un dispositivo sencillo, que consiste en una malla metálica, tipo red de contención, que se engancha a las bocas de tormenta cuando hay lluvia, para evitar que junto con el agua, la basura de las calles desemboque en las playas”, comenta De Luna.

“También se le puede adosar una malla más chica para atrapar las colillas de cigarrillo, o colocar éstas en el alcantarillado urbano”, explica y aclara que estos dispositivos “no son costosos y se fabrican con elementos que se consiguen en cualquier ferretería”.

El proyecto, junto con un análisis de costos y un prototipo, fue presentado en octubre de 2018 al Concejo Deliberante del Partido de la Costa (que abarca 96 kilómetros de balnearios desde San Clemente a Costa Esmeralda) y fue aprobado por unanimidad.

Sin embargo, nunca se reglamentó ni puso en práctica. “Ni siquiera se hizo la prueba piloto, que solo requería colocar la malla metálica un día de tormenta para probar si es efectiva y si -como temían las autoridades municipales-, la basura atrapada tapa los desagües y esto provoca inundación”, lamenta De Luna.

En el interín, cambiaron las autoridades municipales, aunque el actual intendente, Cristian Cardozo, es del mismo partido político que su predecesor, Juan Pablo de Jesús (Frente de Todos). Mientras tanto, toneladas de basura siguen llegando al mar, y las playas sufren además el problema creciente de la pérdida de arena por la erosión.

Mar de plástico, playa sin arena

La erosión costera es otro de los problemas en la costa bonaerense. Cada año se pierden decenas de kilómetros de playa, debido a este fenómeno natural, agravado por la urbanización que avanzó quitando movilidad a los médanos.

Para colmo, las soluciones implementadas para salvar el frente costero, no hacen sino agravar la situación. Según el geólogo Federico Isla, docente de la Universidad de Mar del Plata e investigador del Conicet, “los gaviones construidos a lo largo de la costa tienen la misma lógica de las paredes de un embalse: en algún momento desbordan”.

El investigador, junto a Surfrider, presentó un proyecto para recomponer el frente costero a bajo costo, con un sistema de dragado que puede hacerse con las mismas máquinas que se usan para obras viales. Por ahora, este proyecto corre la misma suerte que el del “atrapa basura”. Ambos quedaron entrampados en los laberintos del municipio de la Costa, cuyos concurridos balnearios se enfrentan a un futuro mar de plástico y playas sin arena.

Tags:

Esto tambien te puede interesar