¿Cuáles son las 50 frutas y verduras más contaminadas por pesticidas?

Environmental Working Group), una organización norteamericana sin fines de lucro, fundada en 1993, tiene como objetivo principal utilizar el poder de la información pública para proteger la salud de las personas y del medio ambiente. 
 

Los análisis han sido realizados a la fruta o verdura totalmente preparada para el consumo, de la forma como se toma habitualmente, es decir, lavada o pelada según el caso. Los arándanos y el apio lavados, por ejemplo, las cebollas y las naranjas peladas. Así se demuestra una vez más, que lavar o pelar no garantiza librarse de estos tóxicos tan dañinos. Todos los productos son originarios de EEUU, excepto los que especifica que son importados, por eso algunos se repiten dos veces, pues se han analizado tanto los de origen nacional como de importación.
 
Estos estudios siempre son relativos, pues dependen de la época del año, del origen, de las plagas que hayan tenido, etc., pero pueden servir de referencia para hacernos una idea de lo que servimos en nuestras mesas cuando consumimos productos rociados con venenos, nocivos para la salud y para el medio ambiente.
 
1. Manzana
2. Apio
3. Pimiento
4. Melocotón
5. Fresas
6. Nectarina (importado)
7. Uva
8. Espinacas
9. Lechuga
10. Pepino
11. Arándanos (nacional)
12. Patata
13. Berza
14. Cerezas
15. Chile picante
16. Pera
17. Nectarina (nacional)
18. Judías verdes
19. Ciruela (importado)
20. Arándanos (importado)
21. Zanahoria
22. Frambuesas
23. Calabacín
24. Naranja
25. Brécol
26. Cebolleta
27. Plátano
28. Melón amarillo
29. Tomate
30. Melón cantaloup (importado)
31. Coliflor
32. Papaya
33. Ciruela (nacional)
34. Calabaza
35. Champiñones
36. Sandía
37. Pomelo
38. Boniato
39. Melón cantaloup (nacional)
40. Kiwi
41. Berenjena
42. Mango
43. Espárragos
44. Guisantes (congelados)
45. Col
46. Aguacate
47. Piña
48. Maíz dulce
49. Cebolla
 
 
A medio y largo plazo lo que sí sale caro para nuestra salud y la del medio ambiente es consumir y apoyar el cultivo de productos cargados de venenos. Cáncer, alteraciones hormonales, problemas de fertilidad, problemas de tiroides, Alzheimer, Parkinson, hiperactividad, alergias, asma…. son sólo algunos de los muchos problemas de salud que se pueden relacionar con una exposición a dosis bajas de pesticidas durante largos períodos de tiempo.
 
A continuación se detallan algunas ideas para aquellos que quieran pasarse poco a poco a un consumo ecológico responsable, que no contamine ni su salud ni la de la Tierra:
 
• Busca cooperativas de consumo, asociaciones, pequeños agricultores de tu zona, mercados semanales, supermercados ecológicos. Te sorprenderás de la oferta que hay, que crece cada día. Una buena opción para empezar pueden ser las cajas de frutas y verduras a un precio único que suelen salir más económicas. También puedes preguntar en el comercio donde compras habitualmente, algunas grandes superficies dedican cada vez más espacio a estos productos, aunque suelen estar poco visibles, no son la opción ideal, pero sí una buena forma de empezarse a familiarizar con la compra ecológica poco a poco.
 
• Revisa tus hábitos de alimentación. Seguro que hay muchos productos en tu carro de la compra que además de no necesitar, no te alimentan y te dañan. Si aprendes a prescindir de ellos, tu salud te lo agradecerá y lo que ahorres por un lado, lo podrás invertir en un carro más consciente y saludable. Por ejemplo, beber sólo agua y zumos elaborados en casa directamente, en lugar de tantas colas, bebidas gaseosas cargadas de azúcares, aspartame, edulcorantes…. La bollería industrial, toda la gama de fritos para picar… ¿de verdad que los necesitamos? Cambia el chip y cuando quieras “dipear”, prepara un rico guacamole y “dipea” con verduras crudas ecológicas cortaditas en tiras ¡está riquísimo! Reeduca el paladar para valorar y disfrutar de los alimentos de verdad, no te dejes engañar por sabores falsos y vacíos de nutrientes.
 
• Huye de los precocinados. No es verdad que se necesite invertir mucho tiempo en la cocina para comer bien. La opción crudivegana, por ejemplo, es rapidísima y sanísima. de sus recetarios se sacan excelentes ideas de cocina sana, fácil y rápida. Los alimentos precocinados son caros y alimentan bastante poco, además de que la mayoría están cargados de aditivos, conservantes y grasas trans. ¿Tanto cuesta preparar una rica macedonia de frutas, un gazpacho, unas berenjenas al horno, verdura al vapor, o un bocata de pan integral de espelta con aguacate laminado y unas hojas de lechuga y tomate? Y si te apetece una pizza, actualmente ya puedes conseguir en muchos sitios bases hechas con masa madre y harina integral que rellenas tú en casa sabiendo lo que le echas, incluyendo las grasas. Huye de las pizzas cargadas de grasas hidrogenadas y materias primas de bajísima calidad nutricional.
 
• Revisa los tóxicos en cosmética y limpieza. Aprender a hacer nuestros propios productos de limpieza y de cosmética abarata enormemente el carro de la compra a la vez que eliminamos una cantidad inmensa de tóxicos en el hogar. Un saquito de nueces de lavado, por ejemplo, nos ofrece la posibilidad de lavar la ropa durante muchos meses, por un precio asequible. Un aceite puede ser la mejor crema hidratante, desmaquillador, mascarilla para el cabello o acondicionador. Descubre cómo con pocas cosas como vinagre, bicarbonato, sal, limón y nueces de lavado, puedes limpiar prácticamente todo en casa sin intoxicar a los tuyos y ahorrando muchísimo dinero.
 
• Cultiva tu propia comida. Incluso si sólo puedes hacerlo en macetas, te sorprenderás de todo lo que puedes tener en pocas macetas en una terraza con poca inversión, pues puedes reciclar envases como recipientes para la plantas, hacer tu propio compost etc. Algo tan sencillo como el aloe vera será cosmética gratuita y de la mejor para tu piel, y un estupendo suplemento vitamínico que añadir a tus batidos. Tomates, pepinos, fresas, lechugas, calabazas (que te dará infinidad de hojas que puedes consumir también), plantas aromáticas y medicinales… etc. Es increíble la autosuficiencia que se gana cuando cultivas aunque sean pocas cosas. Aprovecha y siembra las semillas de verduras y frutas ecológicas que consumas.

Tags: