Greenpeace tilda de “retroceso” la nueva legislación de plástico de México

La organización ambientalista Greenpeace lamentó la reciente aprobación en el Senado mexicano de una reforma que a su entender implica “retrocesos” en la prohibición de plásticos de un solo uso en el país latinoamericano.

En un comunicado, criticó que el dictamen significa “un retroceso” porque “es menos ambicioso” que las legislaciones estatales ya que “se incluye una definición de plásticos de un solo uso que dejan fuera a prácticamente todos los productos plásticos”.

La cámara alta aprobó la reforma de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos que, la cual prevé eliminar el uso de plásticos de un solo uso para el 2025.

Pero para Greenpeace, la reforma de dicha ley, que todavía debe pasar por la Cámara de Diputados, abre la puerta a que “prácticamente todos los plásticos puedan ser permitidos” ya que modifica la definición de plástico de un solo uso.

La organización puso como ejemplo que no se consideran plásticos de un solo uso aquellos utilizados por motivos de higiene o para la preservación de alimentos porque la reforma entiende que se pueden reciclar.

De un solo uso “por su diseño”

Greenpeace insistió en que un plástico de un solo uso “es tal por su diseño para ser desechable, no por si idealmente puede aprovecharse” y reprochó que su aprobación “es un logro para la industria del plástico en México que ha luchado contra las prohibiciones” instauradas hasta ahora en 29 de los 32 estados del país.

La organización ambientalista también criticó que la reforma promueve la incineración de recursos para convertirlos en energía que, a su juicio, incentiva el consumo de plásticos.

“Esta perspectiva es muy peligrosa porque no soluciona el problema de raíz, ya que para en efecto frenar la contaminación plástica se debe reducir la producción y consumo de plásticos y avanzar hacia esquemas de distribución de productos basados en la reutilización, no en lo desechable”, esgrimió.

Greenpeace hizo un llamamiento a los diputados “a que no la aprueben en los términos en que se encuentran actualmente, ya que su aprobación significará un gran retroceso y una gran afectación al medio ambiente y a las personas”.

Una legislación robusta a nivel nacional
En los últimos años, Greenpeace ha demandando que México debe contar con una legislación robusta a nivel nacional que prohíba el uso de plásticos de un solo uso o desechables por su grave impacto en los ecosistemas y la biodiversidad.

En el país al menos 29 estados de los 32 que lo integran han autorizado restringir el uso de plásticos de un solo uso y algunos de ellos han modificado sus legislaciones para prohibir o regular el uso de bolsas de plástico, popotes (pajitas) o artículos de unicel (espuma de poliestireno).
Según cifras de distintas organizaciones, en México cada familia en promedio desecha 650 bolsas de plástico al año, cuyo tiempo útil se ha estimado en 15 minutos, mientras que para su degradación se necesitan, como mínimo, 100 años.

Tags: