Hallan gusanos que comen plásticos (incluso tóxicos)

gusano de la harina plasticos

El siempre difícil problema de los plásticos sumó una nueva alternativa al reciclaje para que dejen de ser un factor de contaminación. Se trata de un gusano de la harina, que los científicos detectaron que devoran esos desechos, incluso aquellos que son tóxicos. 

En nuestra casa, en la calle, en el trabajo y hasta en nuestra ropa tenemos material plástico. Este material se ha vuelto omnipresente en nuestras vidas y, desde que se empezó a producir a escala industrial en 1950, ha aumentado sin parar y a niveles alarmantes.

En un estudio, publicado en Science Advances hace dos años, indicaba que de las 8.300 millones de toneladas de plásticos producidas en la historia hay un 30% que aún sigue en uso. El resto, unos 6.000 millones de toneladas, se han convertido en residuos. Del total de estos residuos, sólo el 9% ha sido reciclado, el 12% ha sido incinerado y el 79% ha ido a parar a vertederos o arrojado al medio ambiente.

La solución puede venir de un pequeño gusano de la harina (Tenebrio molitor). De acuerdo con un nuevo estudio, realizado en la Universidad de Stanford y publicado en Environmental Science & Technology, estos gusanos no solo pueden consumir varias formas de plástico, como lo han demostrado investigaciones anteriores, sino que también pueden comer poliestireno que contiene un aditivo químico tóxico y aún así son capaces de transformarlo en materia prima rica en proteínas.

El estudio es el primero en observar dónde terminan los productos químicos en el plástico después de descomponerse en materia natural: el intestino de un gusano de harina amarillo, en este caso, prueba que se puede conseguir algo valioso de los residuos plásticos.

“Es sorprendente que los gusanos de la harina puedan comer un aditivo químico sin que se acumule en su cuerpo con el tiempo”, dijo la autora principal del estudio, Anja Malawi Brandon.

Estos gusanos son fáciles de cultivar y ampliamente utilizados como alimento para animales que van desde pollos y serpientes hasta peces y camarones. Y los estudios revelan que pueden subsistir con una dieta de varios tipos de plástico.

Los microorganismos en las tripas de los gusanos biodegradan el plástico. Pero los más importante es que eliminan la toxicidad de los químicos, con lo cual no la trasmiten a los animales que luego se los comen. Particularmente son una solución a la espuma de poliestireno.

La espuma de poliestireno o poliestireno es un plástico común que generalmente se usa para paquetería y aislamiento. Es un material muy difícil de reciclar debido a su baja densidad y volumen. Además, contiene un retardante de llama llamado hexabromociclododecano, o HBCD. El aditivo es uno de los muchos utilizados para mejorar las propiedades de fabricación de plásticos o disminuir la inflamabilidad.


Entre los muchos aditivos químicos que se le añaden al polietireno, el HBCD es uno de los más tóxicos. Pueden tener importantes impactos en la salud y el medio ambiente, que van desde la alteración endocrina hasta la neurotoxicidad. Debido a esto, la Unión Europea planea prohibir el HBCD, y la Agencia de Protección Ambiental de EEUU está evaluando su riesgo.

Los estudios revelaron que los gusanos expulsaron alrededor del 90 por ciento de esta sustancia tóxica en tan solo 24 horas y el 100% después de 48 horas.

Los investigadores reconocen que el HBCD excretado por el gusano de la harina todavía representa un peligro, y que otros aditivos plásticos comunes pueden tener diferentes destinos dentro de los gusanos de la harina. Aunque este esperanzador hallazgo supone un paso para encontrar la solución para la crisis mundial de los desechos plásticos.

Sin embargo, advierten que la única respuesta efectiva pasa solo por materiales biodegradables que sustituyan definitivamente el plástico.

Tags:

Esto tambien te puede interesar