miércoles, mayo 31, 2023

Reciclaje y segunda vida: empresa procesó 60.000 autos

Más leídas

Frente al elevado costo de algunos repuestos o reparaciones, hay una alternativa que puede ser muy conveniente en muchos casos: adquirir piezas –como puertas, alternadores, compresores, etc- o hasta motores completos de unidades siniestradas, aunque por supuesto hay que verificar su procedencia. En ese sentido, uno de los centros de procesamiento y reciclado de autopartes más reconocidos del país es CESVIAUTO, que posee su planta en el Parque Industrial de Pilar.

El que fue el primer desarmadero legal de Argentina acaba de recibir al vehículo número 60.000, una Chevrolet Spin LT dada de baja por destrucción total por la compañía de seguros Zurich. Sobre el procedimiento de esta operación, Jorge Falcinelli, Gerente de CESVIAUTO y Paola Barassi, Subgerente de Comunicaciones de CESVI, recibieron a María Elena Lavenas, Claims Account Relationship Manager de Zurich Argentina, para explicar todo el proceso de desarme de la unidad preservando el medio ambiente.

Desde CESVI remarcan que mucho se habla de la seguridad automotriz y de la vial pero, al momento de analizar las consecuencias de un choque, no todos saben que una destrucción total puede convertir al auto en una real amenaza para el medio ambiente. Por esto, resulta fundamental realizar una disposición final de los vehículos de manera ecológicamente responsable en su totalidad, alargando la vida de las piezas que se pueden comercializar legalmente y, en buen estado, reutilizarse en las reparaciones de otros vehículos. A su vez, separar las partes que puedan reciclarse como materia prima de chatarra de acero, plástico, aluminio, cristal, caucho, gomas, tejidos. Dichos pasos conducen al aprovechamiento integral de recursos, ahorro en los procesos industriales y a una reducción considerable del consumo de energía.

  Argentina: Jujuy usará neumáticos usados para producir cemento

El proceso:

El Centro de Reciclado recibe diariamente las unidades de destrucción total provenientes de las compañías de seguros, donde se procede a su descontaminación, desarme, clasificación y codificación de piezas, almacenamiento, comercialización y distribución.

Las piezas pasibles de recuperación con sus respectivas obleas de identificación RUDAC (Registro Único de Desarmaderos de Automotores y Actividades Conexas) incluidas en el decreto reglamentario 744 son las únicas que se comercializan. Esto garantiza el origen y disposición, tanto para las compañías de seguros que aportan los vehículos como para los clientes que adquieren las autopartes. De esta manera, se otorga trazabilidad a la comercialización del repuesto usado y se contribuye con ofertas de piezas a valores accesibles, reduciendo el robo automotor o delitos asociados para “conseguir” repuestos, y se promueve y cumple con el cuidado del medio ambiente.

CESVIAUTO trabaja cumpliendo con la Ley 25.761, reglamentada en el 2007, bajo las normas y procedimientos ISO 9001, y facilita el abastecimiento de repuestos de origen legal al público en general, a través de su mostrador en Casa Central del Parque Industrial en Pilar y la venta e-commerce en la tienda online www.tiendacesviauto.com.ar o en la tienda oficial de Mercado Libre.

Qué autopartes se pueden comercializar y cuáles no:

De acuerdo a la Ley de Autopartes, pueden reutilizarse y ser comercializadas 38 piezas en total -debidamente identificados con las obleas del RUDAC- entre las que se encuentran motores, cajas de cambios, puertas, portón y capot. No se comercializan las piezas que hacen a la seguridad, porque pueden comprometer el funcionamiento del vehículo y poner en riesgo la vida de los ocupantes, como por ejemplo el airbag, cinturones de seguridad, aquellas relacionadas al sistema de frenos, suspensiones, ópticas, faros, butacas, neumáticos, etc. Los componentes a ser vendidos pasan por una inspección de movimiento y visual. Además, por ley de defensa al consumidor, cuentan con una garantía de 3 meses.

Últimas noticias

Celebran la ley que permite las mascotas en los geriátricos de la Ciudad de Buenos Aires

La norma autoriza que las personas residentes reciban visitas de sus mascotas, perros y gatos en los geriátricos

Noticias relacionadas