sábado, febrero 4, 2023

El pueblo donde se puede ver la aurora boreal 300 días al año

Más leídas

Churchill en Canadá, es una ciudad con posiblemente la mayor probabilidad de ver la aurora boreal casi en cualquier momento del año. Los residentes del asentamiento de Manitoba reciben el equivalente a 10 meses completos de la deslumbrante exhibición.

Muchas personas albergan sueños de contemplar los cielos mientras palpitan con cortinas de rojo, verde y púrpura, pero encontrarse en escaladas lo suficientemente norteñas cuando el escenario astrológico es el correcto y los cielos despejados no es una hazaña. Pero el Churchill eso no sucede y es el punto más conveniente para ir a ver esta experiencia estronómica.

Las fotos tomadas desde Churchill muestran lo impresionante que suele ser la vista, con grandes muros de luz pulsante cayendo en cascada sobre la Bahía de Hudson y el paisaje nevado más allá. Aunque esto por sí solo probablemente sea motivo suficiente para encontrar el camino a la remota aldea canadiense, tiene algunas otras cualidades para ir a disfrutar.

La región es el hogar de la migración de ballenas beluga más grande del mundo y, durante la temporada alta, se pueden ver manadas juguetonas chapoteando regularmente en el estuario del río Churchill.

Los osos polares, que antes se consideraban completamente solitarios, se reúnen en los meses más cálidos y visitan el lugar. Los gigantescos mamíferos se unen mientras la marcha es fácil antes de partir por sí mismos una vez que se forma el hielo, momento en el que se concentran en la caza de focas anilladas.

A partir de la década de 1980, la ciudad desarrolló una importante industria turística centrada en los hábitos migratorios del oso polar, que se pueden ver de manera segura desde vehículos especialmente modificados construidos para navegar por el terreno de la tundra.

  Japón: Ascienden a cuatro los muertos tras el paso de un tifón

Los residentes de la ciudad Amistosa, que tiene una población de solo 870 personas, se cuidan unos a otros en la temporada alta de osos dejando las puertas de sus autos abiertas para que cualquier persona acorralada tenga un medio de refugio.

Los osos polares, las belugas y las auroras boreales han convertido a Churchill en un gran atractivo para los turistas que buscan visitar un lugar un poco diferente.

No hay carreteras dentro y fuera de la ciudad, a la que solo se puede llegar por aire o tren.

Últimas noticias

Rescatan en España a un perro que llevaba más de 10 años encadenado sin poder moverse

El perro estaba atado a una cadena en un espacio muy pequeño y pasaba la mayor parte del tiempo a la intemperie.

Noticias relacionadas