sábado, diciembre 10, 2022

Exceso de turismo y daño ambiental: estos son los lugares que se deben evitar en 2023

Más leídas

Hay muchas y muy buenas razones para no visitar ciertos lugares. Y no, no hablamos sólo de seguridad y conflictos (aunque eso también es importante). El turismo puede ser muy perjudicial, ya sea por su impacto físico en el medio ambiente o por la destrucción de las culturas y comunidades locales.

Quizás el mundo está tratando de decirnos que vayamos más despacio. En lo que va de año, se registraron 29 desastres relacionados con el clima que causaron daños por un valor de más de mil millones de dólares cada uno, desde un catastrófico “monzón con esteroides” en Pakistán hasta un par de huracanes que arrasaron puentes y casas en Puerto Rico y Florida, pasando por olas de calor y sequías récord que mataron a miles de personas y cultivos agrícolas en toda Europa.

A pesar de todo lo bueno que puede hacer para reforzar las economías locales y conectar culturas, el turismo contribuye de forma significativa al cambio climático. Tres años después de que la palabra “COVID” entrara en nuestro vocabulario cotidiano, las cifras del turismo de abril a julio de 2022 superaron los niveles anteriores a la pandemia.

En la actualidad, los viajes representan alrededor del 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, y se prevé que aumenten en 2030. Y hay muchos efectos no cuantificados del turismo excesivo: tensión en las cadenas de suministro, destrucción del hábitat de la fauna y flora silvestres y superpoblación. A medida que el cambio climático se intensifica, los daños pueden hacer que los destinos más populares se vuelvan inhóspitos para los viajeros y que sus economías se desplomen.

Con todo esto en mente, la web de viajes Fodor’s dio a conocer su última lista, en la que sugiere los lugares que no deberíamos visitar en 2023. Llamada la “Lista del No”, los expertos aseguran que deberíamos reconsiderar la visita a ciertos destinos el próximo año.

  Chubut: Llegaron los primeros pingüinos de Magallanes a la reserva Punta Tombo y abre al público

“En un mundo de parques temáticos, restaurantes comisariados por Instagram y museos pop-up, es fácil olvidar que la mayoría de las atracciones más importantes del mundo fueron creadas por la naturaleza y siguen muy vivas. Sin embargo, muchos de estos lugares de interés natural han recibido una paliza, ya sea por las recientes catástrofes naturales o por la afluencia de personas que los visitan”, reza la guía del sitio especializado.

Los destinos que no se deben visitar en 2023, según expertos

1. Acantilados y calas de Francia

En primer lugar están los acantilados y calanques de Francia, que sufren la erosión y los desprendimientos. Étretat, en Normandía, y el Parque Nacional de las Calanques, cerca de Marsella, fueron señalados como lugares que no soportan bien la afluencia de turistas.

2. Lago Tahoe, California

También está el lago Tahoe, en California, sometido a la contaminación por sedimentos y al intenso tráfico de vehículos. “En medio de la pandemia y la gran migración, hubo una afluencia de personas que se trasladaron a las montañas, así como de personas con segundas residencias en la zona que vinieron a vivir a Tahoe de forma permanente. Esto provocó que el tráfico a lo largo del lago se arrastre, además de mantener los senderos y las playas abarrotados”, sostienen.

3. Antártida

A pesar de tener un número de visitantes comparativamente pequeño, la Antártida, que está sufriendo un rápido calentamiento y contaminación, alberga varios ecosistemas muy frágiles. Para los especialistas, “es uno de los lugares más susceptibles del planeta al cambio climático”.

4. Venecia, Italia

Venecia figura en la lista de Fodor’s gracias a sus recientes esfuerzos por frenar el turismo de masas. “En Venecia -indican-, los residentes fueron expulsados de sus apartamentos y plazas para dejar paso a los ávidos turistas que buscan devorar los monumentos y lugares de interés centenarios. Según la guía oficial de visitantes de la ciudad, Venecia recibió hasta 80.000 turistas al día durante su verano de reapertura tras los cierres”.

  Calentamiento global: hubo un nuevo récord de calor en la Antártida

5. Costa Amalfitana, Italia

A los visitantes de la Costa Amalfitana italiana se les advierte de que los turistas saturan las carreteras costeras. Según Fodor’s, “durante la temporada alta de 2022, las hordas de visitantes que acuden a este lugar de pintorescos pueblos costeros que parecen cuadros impresionistas se encuentran en un estado de caos y aglomeración”.

6. Cornualles, Inglaterra

El tráfico se considera una razón clave para no visitar Cornualles, en Inglaterra, que también tiene una crisis de alojamiento alimentada por los alquileres vacacionales a corto plazo. “En años pasados, la situación llegó a ser tan grave que el jefe de la autoridad turística pidió a los visitantes que se mantuvieran alejados de las playas de Cornualles”, reza la guía.

7. Ámsterdam, Países Bajos

En la “lista de prohibiciones” también figura Ámsterdam, que quiere dar prioridad a los habitantes de la zona y reprimir a los turistas del cannabis.

En 2019, la oficina de turismo holandesa también ajustó su estrategia de marketing pasando de la promoción a la gestión de destinos. En un plan de 10 años titulado Perspectiva 2030, la organización se comprometió a “atraer a diferentes visitantes a diferentes áreas en diferentes momentos” y a dar prioridad a los residentes locales.

8. Tailandia

Tailandia, declaró que le gustaría recibir visitantes de “alto nivel” en lugar de un turismo de masas mientras se recupera de la pandemia. “Quiere desprenderse de su fama de turismo de masas hedonista y atraer a otro tipo de viajeros tras la pandemia. El ministro de Turismo, Phiphat Ratchakitprakarn, propuso centrarse en ‘los viajeros de alto nivel, más que en un gran número de visitantes’”, explican.

  Bolivia: Turismo ecológico y safaris fotográficos en Villamontes

Lugares que sufren la crisis del agua

La lista destaca también lugares que sufren crisis de agua, como Maui, en Hawái, la cuenca hidrográfica del sur de Europa (es decir, los ríos Rin y Danubio, Málaga y Grecia) y partes del oeste americano, como los embalses del lago Powell y el lago Mead.

“Alrededor del 3% del agua del mundo es dulce; sólo el 1% es fácilmente accesible y ayuda a mantener la vida, los negocios y las industrias como el turismo. Según una investigación realizada por la Sustainable Hospitality Alliance, los países que, según las proyecciones, sufrirán el mayor estrés hídrico en los próximos años se encuentran también entre los que registran un importante crecimiento del turismo. Este último está agravando la crisis del agua”, detallan los expertos.

El turismo es el principal motor económico de la mayoría de las islas y países en desarrollo. Aunque aporta una amplia gama de beneficios a las comunidades, también plantea retos que, sin una gestión adecuada de los recursos y sin viajeros conscientes, podrían amplificar los problemas de una región.

Es difícil medir nuestro impacto individual en la naturaleza cuando viajamos y hacemos turismo. Para las economías que dependen del turismo, equilibrar los beneficios con los efectos negativos es complicado. Con los medios de vida en juego, desterrar a los turistas puede no ser la solución.

Por eso, otra opción, por supuesto, es simplemente ser un turista más consciente. Tanto si se trata de utilizar medios de transporte más sostenibles como de vigilar el impacto en el medio ambiente local, hay muchas maneras de ver lugares espectaculares y no destruirlos del todo. Pero aun así, todo es motivo de reflexión.

Últimas noticias

Chubut: Imputarán al responsable de pasar una topadora sobre nidos de pingüinos en Punta Tombo

El propietario del campo que para colocar un alambrado aplastó a 192 pichones de pingüinos de Magallanes y pasó por encima de casi 150 nidos.

Noticias relacionadas