Reserva Natural Municipal Faro Querandí, un atractivo turístico en Villa Gesell

La Reserva Natural Faro Querandí, perteneciente a la Municipalidad de Villa Gesell, experimentó algunos cambios en los últimos años mediante la incorporación, en 2015, del primer cuerpo de guardaparques estable, el control de los vehículos que ingresan al área, la realización sostenida de tareas de mantenimiento y educación, la instalación de un puesto de recepción de visitantes y un mirador.

La Secretaría de Turismo, junto a sus técnicos y a los guardaparques municipales, ha delineado un circuito para que turistas y geselinos puedan visitar y conocer la belleza de la Reserva Municipal.

Son algo más de 5.757 hectáreas de dunas y pastizales junto a la costa atlántica con una extensión sobre ella de 21 kilómetros.

Además, tiene un ancho variable de tres kilómetros, donde la amplitud de las playas es uno de sus rasgos más característicos.

La Reserva se ubica en la zona sur del partido de Villa Gesell, a cinco Kilómetros de Mar Azul.

Tiene acceso por la playa, a partir de la Calle 47 de esa localidad.

Entre su preciada fauna se destacan sus aves playeras tales como gaviotas, gaviotines, playeros, chorlitos y ostreros.

En las dunas se pueden encontrar al famoso tucu-tucu y la lechucita vizcachera.

En los pastizales de nuestra Reserva se puede disfrutar del canto de innumerables y coloridas aves. Entre ellas, la Monjita Dominica.

También se pueden identificar las huellas de zorros grises, gatos monteses, ñandúes, peludos y mulitas que habitan este ambiente.

Para deleitarse con las interminables maravillas de la reserva, los visitantes cuentan con dos senderos ecoturísticos con los que pueden interpretar la exótica flora y fauna nativa.

En el último tiempo la Reserva fue elegida por la prestigiosa fundación Azara que realizó diferentes aportes a la misma, como carteles de señalética turística con la finalidad de brindarles a todos los visitantes la información necesaria.

La nueva cartelería, que brinda información sobre las características ecosistémicas y la diversidad de fauna y flora del ambiente de dunas costeras, ya forma parte de los dos senderos ecoturísticos.

Por un lado, un sendero largo, “Adesmia incana”, de 5,5 kilómetros y un sendero corto “Los Senecios”, de 2,1 km.

De esta manera, la zona dunícola cuenta con cartelería informativa, que da a conocer las normas de seguridad para circular dentro del área protegida.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Comenzó la temporada de verano en Puerto Deseado

La localidad santacruceña, a 306 kilometros de Comodoro Rivadavia, se perfila como una excelente ...

Puerto Rico se promocionará como destino ecológico

Se pretende fomentar el turismo sostenible ya que es algo esencial para que los ...

Gran movimiento turístico y alta ocupación hotelera en Bariloche

El secretario de Turismo de Bariloche, Fabián Szewczuk, expresó a Télam su entusiasmo por ...