Advertencia por alacranes en La Plata: cuales son los cuidados que hay que tener

En temporada de vacaciones las familias suelen tomarse unos días para ir de viaje y conocer nuevos lugares, y muchas veces elijen la naturaleza como destino para relajarse, pero entonces también pueden ocurrir situaciones no deseadas, como encontrarse con un alacrán.

Revisar la ropa de cama antes de acostarse; no acumular leña, maderas, ladrillos o escombros; colocar alambre tejido en puertas y ventanas; controlar la basura y la salida de cañerías son algunas de las recomendaciones que la Municipalidad de La Plata hizo para evitar las picaduras de estos arácnidos.

La titular de Zoonosis platense, Paola Miceli, explicó que si bien pueden aparecer en cualquier lugar, suelen estar en espacios oscuros y húmedos, por lo que recomendó limpiar los lugares donde se acumulan escombros o leña, galpones y terrenos baldíos los más propicios para su presencia.

Además, pidió revisar y sacudir la ropa de cama, las prendas de vestir y el calzado; tener precaución cuando se examinan cajones o estantes; y evitar caminar descalzo en zonas donde pueda presumirse la presencia de alacranes, además de tener especial precaución en refugios naturales como debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos.

Desde la comuna se sugirió realizar un aseo de los ambientes cuidadoso y periódico; utilizar rejillas sanitarias en desagües y sanitarios; controlar las entradas y salidas de las cañerías, aberturas y hendiduras; colocar burletes o alambre tejido en puertas y ventanas; revocar paredes; reparar grietas en pisos, paredes y techos; y controlar las cámaras subterráneas, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.

Otra medida preventiva es controlar la basura para reducir la cantidad de insectos, sobre todo de cucarachas, que son el alimento preferido de los escorpiones.

Además, se debe evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros, leña y hojarasca donde suelen mantenerse, conservarse y dispersarse los alacranes y no intentar juntarlos con las manos.

En caso de tener un accidente con alacranes, se informó que se debe asistir al Centro de Asesoramiento y Asistencia Toxicológica del Hospital Interzonal de Agudos Especializado en Pediatría “Sor María Ludovica”, calle 14 N° 1631 o comunicarse a la línea gratuita 0- 800-222-9911.

En Argentina se registran por año entre 7.000 y 8.000 picaduras de alacranes, según datos de la Secretaria de Salud y Desarrollo Social, y se estima que el 10% de los casos requiere el uso del antiveneno. Estos arácnidos que están activos durante todo el año, aunque con menor intensidad en las épocas más frías, y se encuentran con mayor presencia en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y zonas del Norte de Buenos Aires y de las regiones NOA y Cuyo.

La especie considerada más peligrosa por el poder de su veneno es la Tityus trivittatus, que presenta una cola con aguijón y una protuberancia más pequeña similar a otro aguijón, las pinzas son alargadas y el dorso posee tres rayas longitudinales oscuras.

El alacrán no suele atacar al ser humano, pero al sentirse amenazado activa sus mecanismos de defensa. Al momento de picar tiene la capacidad de fraccionar el veneno en función del tamaño de su agresor o presa, por eso las picaduras en niños tienen mayor gravedad.

Durante el día se ocultan debajo de piedras, troncos o grietas. Pueden llegar a medir entre cuatro a cinco centímetros de largo y se alimentan de insectos, arañas y cucarachas. Por otro lado, las hembras tienen la capacidad de generar descendencia aún sin la necesidad de que un macho copule.

En las últimas décadas se produjeron dos muertes al año como consecuencia de la picadura de este animal, afectando especialmente a los más chicos y a los adultos mayores.

De acuerdo a Horacio Leiva, director de zoonosis del municipio de Quilmes, a pesar de que están presentes todos el año, en estos meses de calor son en los que más abundan: “Empiezan a aparecer en esta época hasta después del verano. Es normal que aparezcan en los alrededores del domicilio y también dentro de los hogares, ya que suelen ingresar por las cañerías, las rejillas del baño o de la cocina, entre otros”, explicó el experto.

Los síntomas que presenta una persona que fue picada son: intenso dolor en el lugar de la picadura, palidez, náuseas, vómitos y palpitaciones. Cuando esto ocurre, es importante guardar la calma y recurrir de forma urgente a un centro médico.

Además, siempre es mejor agarrar al espécimen con cuidado y llevarlo encerrado hasta el centro de salud, para que los profesionales puedan asistir mejor al paciente. Si no fuera posible capturar al alacrán, se sugiere tomar fotos del ejemplar y no recurrir a medicinas caseras. Actuar de prisa porque puede salvar una vida.

Tags: