Denuncian al ‘Circo Zoorprendente’ por el maltrato a una elefanta

El Partido Animalista español planta batalla al circo y a los propietarios de la elefanta Dumba y reclama el cese de actividad y la incautación de Dumba.

PACMA continúa exigiendo por todos los medios que cese el maltrato que sufre Dumba, la elefanta asiática recluida en el circo Zoorprendente, que estará instalado en un aparcamiento de Zaragoza hasta finales del mes de octubre.

Los servicios jurídicos del Partido Animalista han presentado sendas denuncias frente al Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón con el fin de que se cumpla la ley municipal y autonómica que prohíbe la instalación de circos y espectáculos con animales salvajes dentro de las ciudades y en el territorio de la Comunidad de Aragón.

El Partido Animalista ha emprendido estas acciones después de que el Ayuntamiento de Zaragoza no recurriera una sentencia que dejaba cautelarmente sin efecto la normativa municipal que impedía desde hace cuatro años la instalación de los circos con animales.

Todo eso después de una batalla legal y cruce de denuncias y acusaciones entre el propietario del circo Zoorprendente, Eduardo Belltall y las organizaciones animalistas, entre ellas PACMA.

En declaraciones al diario Heraldo de Aragón, Belltall aseguraba que en su circo no se maltrata a los animales y retaba a los animalistas a que demuestren con pruebas que los animales no están en buenas condiciones.

PACMA publicó recientemente un vídeo en el que se puede observar la extrema delgadez de la elefanta Dumba, mientras esta es utilizada como reclamo publicitario, sobre el asfalto del parking del centro comercial zaragozano en el que se ubica el circo Zoorprendente.

Asimismo, Belltall afirmaba que «ninguno de nuestros animales son salvajes. No vamos a la selva, cazamos a los animales y los traemos al circo. Eso, en toda la UE, está totalmente prohibido.

La realidad que no explica Belltall es que la mayoría de circos actuales no cuentan con animales propios, sino que contratan números con animales a domadores. Esto, además de obligar a los animales a realizar acciones que no harían en libertad, implica que dichos animales son transportados cientos de miles de kilómetros en condiciones de extrema penosidad.

Una vez en el lugar en el que se encuentra el circo, se ven obligados a vivir durante semanas o meses en instalaciones temporales y expuestos al frío, al calor o a la intemperie.

 

Esto tambien te puede interesar

Chile: Bancada animalista propone cambios profundos en los zoológicos

Parlamentarios por la Dignidad Animal pedirán al Ejecutivo darle urgencia al proyecto

Temor por un puma suelto en Pinamar

El animal fue avistado por un vecino, que dio rápidamente aviso al Municipio de ...