Japón se retirará de la Comisión Ballenera Internacional para cazar más ballenas

El gobierno de Japón ha decidido retirar a su país de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) como paso previo para reanudar de forma unilateral la caza comercial de ballenas, según fuentes gubernamentales consultadas por la agencia Kyodo News .

El gobierno nipón está considerando la concesión de permisos de caza comercial de ballenas en los mares cercanos de Japón y dentro de su zona económica exclusiva, pero de momento no planea hacerlo en el océano Antártico. En estas aguas cercanas a la Antártida se aplica la normativa internacional que prohibe la captura de ballenas desde hace tres décadas (una normativa que gestiona la CBI).

Pese a la prohibición de cazar ballenas en el océano Antártico, durante los últimos años Japón ha llevado a cabo capturas de diversas especies de estos cetáceos bajo la excusa de “investigación científica”.

La decisión de Japón de abandonar la CBI podría ser anunciada oficialmente la próxima semana, según apunta Kyodo News, y se produce después de décadas de confrontación entre miembros pro y contra la caza de ballenas de la CBI. Para abandonar la CBI en 2019, Japón debe notificar su decisión oficialmente ante este organismo antes del 1 de enero, señala La Vanguardia.

Los argumentos que puede presentar el gobierno de Japón de un organismo reconocido por la ONU como la CBI puede provocar problemas legales puesto que este país está adherido a la Convención de los Estados Unidos sobre el Derecho del Mar que exige el uso y la conservación de los recursos marinos a través de organizaciones internacionales.

El anuncio de la retirada de Japón de la CBI puede provocar una nueva oleada de críticas internacionales y, de momento, diversos grupos ecologistas ya se han avanzado a manifestarse en contra.

Según Kyodo News, Greenpeace ha instó al gobierno japonés a reconsiderar la decisión que la organización no gubernamental calificó de “grave error”. ”Este desaire al multilateralismo es inaceptable”, dijo Sam Annesley, director ejecutivo de Greenpeace Japón. “Esperamos que Japón reconsidera su decisión y tome su lugar junto a las naciones que intentan deshacer el daño que las actividades humanas han hecho a las poblaciones de ballenas”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Tailandia: 1.600 osos panda de papel para concientizar

El artista francés Paulo Grangeon preparó una muestra frente al Grand Palace de Bangkok