Sudáfrica: Los drones no lograron frenar la matanza de rinocerontes en el Parque Kruger

En los últimos cuatro años, los furtivos han masacrado casi 4.500 rinocerontes solo en Sudáfrica, donde vive la gran mayoría de estos emblemáticos animales. Ante esto hace un par de años aparecieron en escena los drones con la promesa de resolver el problema después de reivindicarse útiles para casi cualquier cosa.

 
Pero no para salvar a los rinocerontes en el Parque Nacional de Kruger, la mayor reserva de rinocerontes del mundo, que alberga entre 7.000 y 8.300 ejemplares. Sudáfrica acaba de cancelar en Kruger el programa de drones que iba a acabar con el furtivismo.
 
Mark McGill, gerente de operaciones técnicas de los Parques Nacionales de Sudáfrica, afirmó que el período de prueba de los drones fue ‘muy decepcionante’, ya que no se detectó a ningún cazador furtivo ni se detuvo a nadie, lamentando que estos aparatos necesitan mucho desarrollo antes de que puedan ser útiles.
 
Ningún parque nacional sudafricano cuenta ya con drones de vigilancia contra furtivos, a pesar de toda la publicidad recibida.
 
Los vehículos aéreos no tripulados desplegados por la empresa sudafricana UDS se sirven de cámaras térmicas para detectar a los criminales por la noche, pero las altas temperaturas del Kruger provocan que las rocas desprendan mucho calor, que se confunden a su vez con los innumerables animales que se mueven por el parque. Un caos que confunde a las cámaras infrarrojas, incapaces de detectar con la rotundidad prometida a los furtivos que desangran el Kruger, una reserva del tamaño de Israel.

Tags: