Argentina: El CONICET utiliza información satelital para prevenir incendios

El fuego se propaga rápidamente, a veces a una velocidad inusitada ¿Se puede llegar antes de que la llama se inicie? El investigador principal del CONICET del Instituto Patagónico para el Estudio de los Ecosistemas Continentales (IPEEC) del Centro Nacional Patagónico, Héctor del Valle, trabaja en la evaluación y monitoreo satelital de las emergencias ambientales como los incendios.

 
‘Contar con cartografía digital sistemática del área quemada, permite conocer los patrones espaciales de ocurrencia del fuego y además realizar una evaluación del impacto ambiental, así como la introducción de medidas apropiadas para prevenir la erosión del suelo y ayudar a la regeneración de la vegetación’, asegura Del Valle.
 
El equipo de trabajo que lidera Del Valle, cuenta desde el año 1981 con una valiosa base de datos digital de áreas quemadas. ‘Conocer las áreas propensas a la recurrencia de incendios, nos permiten visualizar las zonas donde el problema existe, y establecer las medidas de prevención y control en estas áreas y sus adyacencias’, explicó.
 
Si bien las causas que originan un incendio se agrupan en tres categorías principales: intencionales, negligencia y naturales, determinadas condiciones regionales, vuelven a algunas zonas de la Patagonia, propensas al fuego.
 
‘En las últimas décadas, en los alrededores de varias ciudades del noreste de la Patagonia, algunos establecimientos ganaderos han abandonado su actividad productiva por distintas razones, lo que ha producido un aumento relativo en la biomasa de pastos y arbustos, que al secarse durante el verano constituye un combustible altamente inflamable. Las altas temperaturas unidas a las bajas humedades relativas y vientos moderados a fuertes, tienden a aumentar el riesgo de incendio, ya sea motivado por causas naturales o provocados por el hombre. Es así que desde entonces ha aumentado notoriamente la frecuencia en la ocurrencia de incendios en estos pastizales’, describe Del Valle.
 
‘De cada uno de ellos sabemos qué temperatura había el día que ocurrieron, como eran las condiciones de viento, las características de la vegetación predominante antes del incendio o la humedad del combustible. Al recolectar todos estos datos podemos generar hipótesis que puedan convertirse en potenciales alertas tempranas’, agregó el investigador.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Teoría podría explicar los misterios del Triángulo de las Bermudas

La NASA detectó una anomalía del tamaño de Estados Unidos en la zona. Allí ...

Argentina: Descubren un oso gigante de 700 mil años de antigüedad en San Pedro

Los investigadores destacan el asombroso estado de conservación del cráneo y las dos ramas ...

Identifican los restos de Homo sapiens más antiguos de Europa

Un cráneo de hace 210.000 años reescribe la historia de los primeros encuentros entre ...