Bosques del recuerdo en Brasil: 200.000 árboles para 200.000 víctimas de la COVID-19

Mientras Brasil enfrenta la crisis de COVID-19 y el aumento de las tasas de deforestación, algunos luchan en el sentido opuesto con el objetivo de restaurar el medio ambiente natural y, al mismo tiempo, honrar la memoria de los seres queridos que han fallecido.

Familias en duelo y organizaciones de la sociedad civil, con el apoyo de la Reserva de la Biosfera de la Mata Atlántica y el Pacto para la Restauración de la Mata Atlántica, donde trabajan algunos de los científicos de la restauración más respetados de Brasil, lanzaron el 12 de diciembre de 2020 una campaña de plantación de árboles, conservación y restauración de la vida silvestre para honrar la memoria de quienes han perdido la vida a causa de la COVID-19 y agradecer al personal del sistema de salud. El Pacto está apoyando iniciativas de restauración en 17 estados de Brasil.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) está ayudando a elevar el perfil y la visibilidad de la campaña Bosques del Recuerdo, en sintonía con el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030. Entre otras cosas, colaborará con las organizaciones de la sociedad civil para garantizar que las plántulas de árboles nativos se nutran adecuadamente hasta alcanzar la madurez.

El objetivo es plantar 200.000 árboles en memoria de las 200.000 vidas que se han perdido aproximadamente a causa de la COVID-19 en Brasil. La iniciativa estará vigente hasta el Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio.

“Esta acción es muy significativa por el hecho de que los árboles son vida y una conexión con la madre naturaleza”, dice Rafael da Silva de Lima, de São Paulo, cuyo padre, Reginaldo Alves de Lima, así como su ​​prima, Edna Maria de Almeida, fueron víctimas del virus.

Icapuí, Ceará State, Dec 2020.

Los organizadores cuidarán que se plante una diversidad de especies arbóreas autóctonas de la región de la Mata Atlántica, entre las que se encuentran Inga sp., Guayaba (Psidium guajava), Jacaranda (Jacaranda caroba), Ipé (Tabebuia spp.), Grumichama (Eugenia brasiliensis) y varias especies de las familias botánicas Myrtaceae, Malvaceae, Lauraceae y Fabaceae.

Inicialmente, el plan era plantar 6.500 árboles en un sitio de cuatro hectáreas en el estado de Río de Janeiro, que también es el hábitat de un pequeño mono en peligro de extinción llamado tití león dorado. El mono se encuentra únicamente en los bosques del litoral atlántico del sureste de Brasil. La Associação Mico-Leão-Dourado (AMLD), una organización no gubernamental, está preparando el sitio.

Más adelante, APOENA, una organización de la sociedad civil que trabaja en la restauración de los bosques ribereños en la cuenca del río Paraná, continuará plantando en más de 12 sitios en la Reserva de la Biosfera de la Mata Atlántica y en Pontal do Paranapanema, en la parte occidental del estado de São Paulo.

“Esta es una gran iniciativa porque muestra múltiples dimensiones de la restauración. En particular, que la restauración busca sanar nuestra relación con la naturaleza pero que, al mismo tiempo, es una experiencia sanadora para nosotros mismos”, dice Tim Christophersen, director de la subdivisión de Naturaleza y Clima del PNUMA.

“Va mucho más allá de plantar árboles para obtener beneficios de carbono”, aclara el especialista.

Devolver la vida a la naturaleza

La AMLD trabaja con distintos aliados para proteger al mono tití león dorado. Siglos de deforestación han reducido su hábitat forestal a solo 2% de su área original, y lo han dividido en zonas demasiado pequeñas como para mantener una población saludable. La asociación ya ha logrado algunos éxitos notables al reintroducir animales criados en cautiverio y restaurar corredores que unen fragmentos de bosque, lo que ha dado como resultado un impresionante aumento de las poblaciones silvestres.

En 2018, una epidemia de fiebre amarilla sin precedentes que asoló el sureste de Brasil mató a muchas personas y redujo la población del tití león dorado de 3.600 a 2.500 monos. Ahora, la COVID-19 amenaza a las personas que trabajan para conservar la especie y su hábitat. Se desconoce si el virus puede transmitirse a los monos.

Icapuí, Ceará State, Dec 2020. Photo: Fundação Brasil Cidadão

Mientras tanto, APOENA está restaurando el hábitat del mono tití león negro, otra subespecie, en fragmentos de bosque en el oeste del estado de São Paulo. Estas iniciativas de restauración forestal también contribuyen a aumentar la conectividad del hábitat de jaguares, pumas, ocelotes y tapires.

La AMLD tiene como objetivo proteger y conectar suficientes áreas del bosque para que en 2025 vivan al menos 2.000 titís león dorado en al menos 25.000 hectáreas. Esto implicará la plantación de corredores forestales para reconectar fragmentos de bosque. El proyecto involucra a las comunidades locales para crear conciencia y lograr que se apropien de la restauración y protección de sus bosques.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

condor envenenado

Envenenamiento de cóndores en Tucumán

Al menos 5 cóndores andinos fueron envenenados en cercanías de Tafí del Valle, en ...

tigres peleando

VIDEO: Graban una feroz pelea entre dos tigres

Los felinos se trenzaron en una feroz batalla ante la vista de un grupo ...