Demuestran cómo los agrotóxicos arrasan con anfibios en Sudamérica

rana

Un equipo de investigadores de la UBA y el Conicet comprobó el impacto de los plaguicidas aplicados masivamente en Sudamérica sobre las poblaciones naturales de anfibios (ranas y sapos). El trabajo fue publicado recientemente por la revista Biological Conservation bajo el título Plaguicidas en el mundo real, las consecuencias de la agricultura intensiva basada en transgénicos sobre los anfibios nativos.

Un número importante de investigaciones nacionales e internacionales han demostrado el efecto negativo de los plaguicidas sobre la biodiversidad. Sin embargo, este amplio caudal de información fue obtenido a partir de experimentos que se llevan a cabo en laboratorio. La investigación de la doctora en biología Gabriela Agostini -más Ignacio Roesler, Carlos Bonetto, Alicia E.Ronco y David Bilenca- es pionero, ya que explora los efectos de los plaguicidas en escenarios reales, es decir, en el campo, donde ingresan a los humedales de las tierras más fértiles de Sudamérica.

Los efectos fueron comprobados en renacuajos de las especies Boana pulchellus (Ranita del zarzal), Leptodactylus latrans (Rana criolla), Rhinella fernandezae (Sapito cavador) y Rhinella arenarum (Sapo común). Los agroquímicos estudiados y la forma en que se usaron son representativos de las prácticas habituales que se realizan en cultivos de soja en Argentina, sur de Brasil y Paraguay.

Los químicos más tóxicos para los anfibios fueron, en orden decreciente: endosulfán, clorpirifós, cipermetrina, 2,4-D y glifosato.

Comparando cuerpos de agua adyacentes a campos de soja y en campos de pastura, y los efectos con y sin aplicación de agroquímicos, midieron la supervivencia y movilidad de los renacuajos en cada uno. Comprobaron que la mayoría de los plaguicidas evaluados, y sus mezclas, produjeron una drástica disminución de la supervivencia. Además, notaron que los individuos que sobrevivían a las exposiciones exhibieron impedimentos para moverse o nadar. Finalmente, el estudio demuestra que las aplicaciones de glifosato generan claros efectos en el movimiento de los renacuajos, aportando información a la discutida toxicidad de este agroquímico.

Estos profundos efectos en las etapas tempranas del desarrollo de los anfibios tienen implicancia en las etapas adultas y podría explicar la escasa cantidad de anfibios -y fauna en general- asociada a cultivos de soja. En ese sentido, los investigadores sugieren que las prioridades de conservación se enfoquen en el desarrollo de legislación acorde para el uso de pesticidas, incluyendo no sólo la protección de poblaciones humanas sino también de áreas terrestres y a los humedales nativos.

La expansión agroindustrial arrasa con los anfibios sudamericanos
Desde los años 90, en Sudamérica, los pastizales fueron conquistados para abrir paso a la agricultura intensiva a base de cultivos transgénicos, principalmente soja y maíz, resistentes al glifosato. La superficie dedicada a los monocultivos en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay creció hasta cubrir hoy unas 57.000.000 de hectáreas, una superficie casi igual a la suma del tamaño de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes.

Muchas son las consecuencias de la dedicación de grandes extensiones de tierra a los monocultivos y los agrotóxicos con los que se controlan las plagas. La pérdida de biodiversidad es una de las consecuencias más severas causadas por este modelo productivo. Cada año cientos de especies se suman a la lista de especies en riesgo de extinción. A nivel mundial, los anfibios están entre los grupos más afectados con aproximadamente el 41 % de las especies bajo amenaza y 32 extintas.

Los anfibios son excelentes bioindicadores ya que son muy vulnerables debido a su ciclo de vida. Como renacuajos, viven en medios acuáticos y, en su edad adulta, habitan generalmente ambientes terrestres, aunque siempre permanecen relacionados a sitios con humedad. Además, tienen una piel y un sistema inmune muy delicado, lo que los hace altamente sensibles a cualquier tipo de contaminación.

Tags: