El 1% más rico del planeta emitirá en el año 2030 30 veces más CO2 del límite climático

No todas las personas contribuyen de la misma manera al calentamiento. El 1% más rico del planeta (149.000 euros de ingresos al año por persona) tendrá en el año 2030 un nivel promedio de emisiones 30 veces superior al necesario para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París, cuya meta es limitar el calentamiento a 1,5 °C.

Y quien forme parte del 10% más rico (47.500 euros anuales por persona) dejará una huella de carbono que será 9 veces superior a lo que le correspondería para ajustarse a los límites que impone la protección del clima. Son datos de un informe de Oxfam Intermón.

En 2015, los gobiernos acordaron el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales. Para alcanzar esa meta, sería necesario que, para el año 2030, cada habitante de la Tierra emitiese un promedio de tan solo 2,3 toneladas de CO2 al año (lo que equivale a aproximadamente la mitad de la actual huella de carbono media).

Sin embargo, al ritmo actual, el 1% más rico va camino de emitir 70 toneladas de CO2 al año; es decir 30 veces más de lo que le correspondería; y, mientras tanto, esa franja social del 10% más rico (que arrojaría de media anual a la atmosfera 21 toneladas) emitiría 9 veces por encima de sus “responsabilidades”.

Es decir, una persona que forme parte de ese 1 % más rico debería reducir sus actuales emisiones en torno a un 97 % para poder lograr el nivel de emisiones requerido.

Franjas inferiores

El estudio encargado por Intermón estima cómo los compromisos de los gobiernos afectarán de manera muy distinta a las huellas de carbono de las personas más ricas y más pobres del planeta.

La franja de población que se sitúa en una escala intermedia (8.500 dólares: 5 toneladas de CO2 al año) casi duplicará el nivel de emisiones per cápita necesario para alcanzar el objetivo de 1,5 °C (2,3 toneladas); y, finalmente, el grupo que compone la franja de población más pobre (el restante 50%) seguirá produciendo emisiones muy por debajo de los niveles requeridos para no superar 1,5 °C.

El informe matiza sin embargo que el Acuerdo de París de 2015 sí está teniendo ya algún impacto positivo; así los planes de acción climática nacionales presentados comportan una reducción de las emisiones el 9% respecto a 2015.

De hecho se deriva un importante cambio para el grupo de ingreso intermedios, formado principalmente por personas de países de renta media como China y Sudáfrica, donde se registró el más rápido incremento per cápita de las emisiones entre 1990 y 2015.

Casi la población de Alemania

El informe añade que, para el año 2030, el 1 % más rico –que supone numéricamente algo menos que la población de Alemania– será responsable del 16 % del total de las emisiones globales, mientras que anteriormente fue el causante del 13% (1990) y del 15% (2015), respectivamente.

Se prevé que sólo contando el total de emisiones de la franja de población más rica del 10% ya se exceda en 2030 el nivel de emisiones necesario para alcanzar el objetivo de 1,5 °C, independientemente de lo que haga el 90 % restante de la población mundial.

El vuelo de un multimillonario

“Las emisiones que produce el vuelo de un multimillonario al espacio superan las que puede generar a lo largo de toda su vida cada uno de esos mil millones de personas que están entre los más pobres del planeta”, señala Jacobo Ocharán, responsable de la iniciativa Climática de Oxfam Intermón.

“Solamente las emisiones del 10 % más rico podrían hacer que superásemos el límite fijado en los próximos nueve años. Esto tendría consecuencias catastróficas para algunas de las personas más vulnerables de la Tierra, que ya sufren tormentas que se cobran la vida de las personas, además de hambre y pobreza”.

Distribución geográfica de esta desigualdad

Asimismo, también se prevé que la distribución geográfica de esta desigualdad en las emisiones cambie próximamente puesto que una mayor proporción de gases del 1 % y el 10 % más ricos del planeta provendrá de países de renta media.

Así, para el año 2030, las personas que vivan en China serán responsables de casi una cuarta parte (23 %) de las emisiones del 1 % más rico, frente al 19 % y el 11 % de aquellas que vivan en EEUU e India, respectivamente.

“La brecha en las emisiones no es el resultado de los patrones de consumo de la mayor parte de la población mundial. Por el contrario, es un reflejo del exceso de emisiones de una pequeña élite, la más rica del planeta”, dice Tim Gore, autor del informe.

Para acabar con esta desigualdad en las emisiones para el año 2030, es necesario que los gobiernos enfoquen sus medidas pensando en los más ricos, quienes emiten más gases, dice.

“La crisis climática y de desigualdad debe abordarse de forma conjunta. Esto incluye adoptar medidas para limitar tanto las emisiones generadas por artículos y servicios de lujo como megayates, jets privados y viajes al espacio, como las inversiones intensivas en carbono como, por ejemplo, la adquisición de acciones de compañías de combustibles fósiles”.

Emily Ghosh, científica del Stockholm Environment Institute, añade: “Si continuamos en la misma línea, se mantendrán las graves desigualdades en ingresos y emisiones de la población mundial, y se pondrá en cuestión el principio de equidad en el que se fundamenta el Acuerdo de París”, expone.

Los esfuerzos de los gobiernos para reducir las emisiones deben basarse urgentemente en un análisis de la desigualdad en las emisiones, sostiene.

Oxfam Intermón

Oxfam Intermón ha advertido de que los líderes mundiales deben centrarse en lograr una mayor reducción de las emisiones para el año 2030, y velar por que las personas más ricas del mundo y de sus países hagan reducciones drásticas.

“Las personas más ricas tienen la capacidad de acelerar este proceso de forma radical, tanto llevando un estilo de vida más sostenible como –y sobre todo– ejerciendo su influencia a nivel político y realizando inversiones dirigidas a lograr una economía baja en carbono”

Tags:

Esto tambien te puede interesar