El INTI desarrolla un envase plástico ecológico

Junto con organizaciones de otros países, el INTI participa en un proyecto denominado PHbottle destinado a desarrollar un envase plástico en cuya fabricación no se emplean derivados del petróleo sino aguas residuales. El nuevo material no tendrá conservantes destinados a alargar la vida de los alimentos y será ciento por ciento biodegradable.
 

Para alcanzar esas metas, el proyecto PHBottle aplica los últimos avances en biotecnología, tecnologías del envase y microencapsulación. Con ello se busca dar respuesta a dos de las principales problemáticas actuales de la industria alimentaria: la gestión de sus aguas residuales, y la generación de materiales biodegradables para sus envases.
 
PHBottle se encuentra en su fase inicial, que consiste en la identificación de las bacterias que generarán el plástico biodegradable. Para lograrlo, se las alimenta con los azúcares de las aguas residuales de la industria de jugos. Al alimentarse, las bacterias almacenan energía transformando los restos orgánicos de las aguas -del mismo modo que las personas convierten el alimento en grasas- en un polímero biodegradable: el PHB (Polihidroxibutirato).
 
El INTI ya está trabajando en la segunda etapa del proyecto que contempla mejorar las propiedades del bioplástico obtenido en la primera fase, y desarrollar los conservantes que se incorporarán a la botella para que alarguen la vida útil de los productos que contenga. 
 
En una tercera fase, este material reforzado y mejorado en sus propiedades se moldeará y será utilizado en plantas piloto de empresas plásticas que forman parte del consorcio del proyecto, y luego, en el proceso industrial de fabricación de botellas para jugos. 

Tags: