VIDEO | Nueva reinserción de cardenales amarillos en la provincia de Buenos Aires

Es la cuarta liberación consecutiva de ejemplares de esta especie en peligro de extinción. Parte del grupo corresponde a animales rescatados del tráfico ilegal de fauna que estuvieron al menos 6 meses en rehabilitación física y comportamental. La Alianza Cardenal Amarillo de la Provincia de Buenos Aires trabaja en red para rescatar, rehabilitar y reforzar las poblaciones silvestres de esta ave cantora, contribuyendo así a su conservación.

17 ejemplares de cardenal amarillo fueron liberados el pasado sábado 30 de abril en el sur de la provincia de Buenos Aires, luego de 6 meses de rehabilitación en el Centro de Recuperación de Especies de Fundación Temaikèn (CRET) y en el Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Los ejemplares provenían de distintos operativos realizados por la Dirección de Flora y Fauna del Ministerio de Desarrollo Agrario Provincial y del programa de cría bajo cuidado humano llevado adelante por la Alianza del Cardenal Amarillo de la PBA como modelo experimental para la conservación ex situ de la especie. Tras su liberación, un equipo de especialistas de la Asociación Aves Argentinas, junto a profesionales y guardaparques dependientes de las Direcciones de Biodiversidad y de Áreas Protegidas del Ministerio de Ambiente Provincial, entre otros, realizará el monitoreo de los ejemplares, recabando información útil sobre la supervivencia de los mismos en el medio natural.

¿Por qué es importante que los cardenales vuelvan a su hábitat y que se refuercen las poblaciones silvestres?

El cardenal amarillo es un ave cantora, vistosa, que habita exclusivamente en América del Sur, y se encuentra en grave peligro de extinción. Para revertir esta situación se ha conformado la Alianza Cardenal Amarillo de la Provincia de Buenos Aires, la cual reúne a distintas organizaciones e instituciones que, de forma conjunta, aúnan esfuerzos para salvar a esta especie. A causa del comercio ilegal de fauna silvestre para mascotismo y de la modificación de su ambiente natural, la población de cardenales disminuye dramáticamente de manera sostenida. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza se calcula que sólo quedan entre 1500 y 3000 ejemplares de esta especie a nivel mundial, siendo que en Argentina se encuentran las mayores poblaciones.
“La de hoy es una excelente noticia que nos llena de orgullo y esperanza. Este tipo de liberaciones, donde estamos remediando las malas actitudes del ser humano para con esta especie, devolviendo al Espinal uno de sus representantes más característicos, es la meta cumplida de muchos meses de trabajo articulado entre diferentes organizaciones estatales y privadas” comenta Alicia de la Colina, coordinadora del proyecto Cardenal Amarillo de Fundación Temaikèn.


Prepararse para la vuelta al hábitat natural

Una vez rescatados, los cardenales son derivados a centros especializados, como el Centro de Recuperación de Especies de Fundación Temaikèn o el Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se realizan los chequeos médicos y controles sanitarios necesarios para asegurar que no se encuentren enfermos ni sean portadores de agentes patógenos que puedan transmitirse y poner en riesgo la supervivencia de la población silvestre en el lugar de liberación. A su vez, se lleva a cabo la recuperación física y comportamental, que incluye por ejemplo, la musculación para asegurar su capacidad de vuelo, y observar y estimular a los cardenales para que respondan adecuadamente a sus predadores naturales. Asimismo, junto a expertos de la Asociación Aves Argentinas, a cada animal le es colocado un radiotransmisor para su posterior seguimiento.

La importancia del análisis genético y el seguimiento

Mientras se lleva adelante la rehabilitación de los cardenales amarillos, científicas de la UBA y de la Unidad de Genómica del Instituto de Biotecnología del INTA determinan a través de análisis genéticos el área geográfica de las poblaciones de origen de cada ejemplar, y acorde a esta información se selecciona conjuntamente el sitio de inserción con condiciones óptimas para la liberación, donde se tiene en cuenta si hay un bajo número de predadores y estado del bosque, entre otras variables.
Luego de la liberación, un equipo de especialistas del Ministerio de Ambiente Provincial, del Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de Fundación Temaikén, coordinados por la Asociación Aves Argentinas realizará el monitoreo de los ejemplares, en el cual los radiotransmisores permiten efectuar el seguimiento de cada cardenal amarillo, evaluar su adaptación, supervivencia y reproducción, conociendo así más sobre la especie.

“Gracias a la información obtenida por medio de estos radiotransmisores es posible localizar a cada ejemplar, monitorearlo y conocer cómo es su desplazamiento dentro del área. Colocamos los radiotransmisores a manera de pequeña mochila. Ésta no daña al animal y se desprende sola al terminar el monitoreo. Durante los siguientes diez días recorreremos el área para observar a la población reinsertada, registrando sus movimientos y su comportamiento respecto a otros individuos de la misma especie ya asentados en la zona”, destaca Rocío Lapido, líder del Proyecto Cardenal Amarillo de Aves Argentinas.

En esta oportunidad se utilizarán por primera vez transmisores con paneles solares, los cuales brindarán un tiempo de seguimiento mayor que el habitual, ya que la batería dura un tiempo mucho más limitado.

Hasta el momento, la Alianza del Cardenal Amarillo de la PBA ha reinsertado en el sur bonaerense 81 ejemplares de esta especie, una de las más buscadas y principal víctima del trampeo de aves silvestres.

Esta extracción constante, sumada a la pérdida de hábitat por su destrucción y modificación para uso ganadero, agrícola y/o explotación maderera, ha resultado en una rápida disminución de sus poblaciones silvestres en los últimos años. En numerosas oportunidades, los cardenales amarillos recuperados no sobreviven o no pueden regresar a la naturaleza. Por ello, se están evaluando nuevas técnicas que permitan fortalecer los esfuerzos de repoblación y así nutrir a las poblaciones silvestres locales con una mayor cantidad de ejemplares.

Prueba piloto de cría de cardenales amarillos para reforzar poblaciones silvestres.

En paralelo con las tareas de rescate y rehabilitación de animales procedentes de la tenencia y tráfico ilegal, la Alianza del Cardenal Amarillo de la PBA avanza con las pruebas piloto de cría bajo cuidado humano de esta especie, obteniendo un grupo testigo de animales nacidos bajo esta modalidad en el Aviario La Plata y en el Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estos cardenales también fueron sometidos a estrictos controles sanitarios, evaluaciones y entrenamientos comportamentales previos a su liberación, coordinados por profesionales especializados. Post liberación se les realizará un riguroso seguimiento con el objetivo de obtener datos valiosos de su adaptación a la vida en la naturaleza y de la interacción y desempeño con sus congéneres, a fines de evaluar el potencial que esta acción de conservación ex situ tiene para el refuerzo de poblaciones silvestres.

En tal sentido la Lic. Gabriela Gorritti, Directora de Flora y Fauna del Ministerio de Desarrollo Agrario provincial señala: “Trabajamos para fortalecer acciones que promueven la conservación ex situ, a través de estrategias enmarcadas en programas de cría en cautiverio y de recuperación de ejemplares provenientes del tráfico ilegal. Nuestro deber como Estado es sin duda el de construir y generar espacios de trabajo interdisciplinario y colaborativo, junto a otros actores estatales y sociales, en los que se desarrollen estrategias de uso sustentable, se fortalezca la educación ambiental y se promuevan prácticas sociales y productivas tendientes a la conservación de la biodiversidad.”

Además de la reinserción y el monitoreo de las aves, en esta ocasión se colocarán rampas de rescate en los tanques australianos de la zona. Esta iniciativa es llevada adelante por la Alianza del Cardenal de la PBA, basándose en los dispositivos diseñados y los datos recabados por el Proyecto de Conservación Águila del Chaco, del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina (CECARA_UNLPam). Para esta campaña, el Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires construyó 27 rampas, las cuales serán instaladas en puntos estratégicos determinados en consenso con Aves Argentinas y personal del Ministerio de Ambiente, a fin de reducir los ahogamientos de fauna en reservorios de agua artificiales para uso agropecuario. Numerosas especies silvestres en busca de agua se acercan y caen en estos depósitos, viéndose imposibilitados de salir de los mismos luego. Las rampas facilitan un escape seguro para muchas aves, entre ellas los cardenales amarillos. “Gracias a la donación de las rampas por parte de la Secretaría de Ambiente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, lograremos reducir en gran medida los ahogamientos de los cardenales amarillos y del resto de la fauna silvestre de la zona” remarca Tomás Sciolla, Gerente de Conservación del Ecoparque Porteño.

Por otra parte, es sumamente importante continuar desarrollando y promoviendo iniciativas de educación ambiental, ya que sin demanda no habrá presión de caza ni tráfico ilegal, y sin ambientes naturales preservados no habrá conservación de especies posible, ni calidad de vida para las personas. El compromiso de cada ciudadano resulta clave para la salud y el bienestar de todas las formas de vida del planeta, incluida el ser humano.

Tags:

Esto tambien te puede interesar