Brasil: aprobaron construir una represa a 100 km de las Cataratas

La Asamblea Legislativa del estado brasileño de Paraná aprobó, con 42 votos a favor, el proyecto ejecutivo que prevé la instalación de la represa hidroeléctrica Baixo Iguaçú, sobre el río Iguazú, a unos cien kilómetros de las Cataratas de Iguazú y a cincuenta de la frontera con Misiones. El proyecto depende ahora sólo de la sanción del gobernador, Beto Richa, para convertirse en ley.
 

El grupo Neoenergia, de Río de Janeiro, fue el ganador de la licitación para la construcción de la planta, previendo invertir aproximadamente 1,6 mil millones de dólares con planes de inicio este año y de terminación en 2016.
 
De acuerdo al diputado oficialista Ademar Traiano, la represa ubicada entre Capanema y Capitán Leonidas Márques “es una vieja demanda de diez años en un área que tiene que encontrar la manera de impulsar la economía.
 
Se trata de una región que sufre la frontera, vinculada al Parque de Iguazú sin actividad comercial y que ahora tendrá una herramienta más en el turismo, ya que la planta estará abierta a los visitantes”.
 
Según la Adahbi (asociación de víctimas de la hidroeléctrica Baixo Iguaçú), alrededor de 359 familias estarán afectadas por la planta, la mayoría (189) de Capitán Leonidas Márques.
 
El 7 de mayo, cuando se aprobó la iniciativa, la Asamblea Legislativa de Paraná tomó la decisión de formar un grupo parlamentario para supervisar la construcción, tras una reunión mantenida con los miembros de la Adahbi, representantes del grupo Neoenergia-Generación y Cerro Azul, además de los alcaldes de los municipios afectados.
Una de las gerentes de Neonergia, Tatiana Vazques, declaró a los medios locales que la empresa espera iniciar a construcción en junio.
 
El comienzo de la obra depende de que se otorgue una licencia de operación por parte de Instituto Ambiental de Paraná. El proceso de desarrollo del proyecto viene retrasado desde 2008 por cuestionamientos planteados por la cercanía de la represa al Parque Iguazú del lado brasileño, lo que provocó demoras en el otorgamiento de las licencias ambientales.
 
La intendente de Capanema, Lindamir Benardin, aseguró en declaraciones a la red Globo.tv que la licencia ambiental está a punto de ser votada. Aseguró que por las características del proyecto, la central no generará impacto ambiental en el Parque Iguazú, pues inundará poco terreno. Se mostró esperanzada en un pronto inicio de las obras, dado que darían trabajo a unas 3 mil personas y la central aportaría la energía que su municipio necesita para alimentar a la industria y al consumo domiciliario. Señaló además que ya se están instalando en la zona los ingenieros que van a trabajar  durante la construcción de la presa.
Por su parte, Marcelo Godoy, procurador de la República de Brasil en Paraná, puso en duda que la obra esté en condiciones de iniciarse pronto. Consideró que faltan estudios ambientales que señalen cómo afectará la central al Parque Iguazú.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Córdoba: presentaron una heladera que funciona con energía solar

Es ideal para zonas sin acceso a electricidad o gas, produce 5 kilogramos de ...

Argentina rompe récord con 59 proyectos de energía renovable

Son proyectos eólicos, solares, de biogás, biomasa e hidroeléctricos que demandarán una inversión de ...

Chile: Crean un cargador de celular que aprovecha la energía de las plantas

Con esta tecnología, se busca utilizar recursos naturales, manteniendo una calidad energética y conservando ...