Los jardines flotantes mejoran la calidad del agua

Los jardines flotantes han sido durante mucho tiempo un elemento básico de la agricultura para muchas comunidades ribereñas que carecen de acceso a suficiente tierra. Sin embargo, estos huertos acuáticos pueden tener beneficios más allá de brindar seguridad alimentaria. También pueden mejorar la calidad del agua, dicen los científicos.

Los jardines flotantes generalmente involucran balsas que permiten que ciertas plantas crezcan hidropónicamente con sus raíces extendiéndose hacia el agua. Estos jardines se utilizan para el cultivo de hortalizas o con fines decorativos, o ambos.

Sin embargo, los efectos ambientales de estos jardines no siempre se comprenden bien. La investigación ya ha demostrado que los jardines flotantes pueden mejorar la calidad del agua con el tiempo en cuerpos de agua como estanques de tratamiento de aguas residuales. Pero, ¿qué sucede con el agua en movimiento, como los ríos?

Un equipo de investigadores del Departamento de Geología, Geografía y Medio Ambiente de la Universidad Estatal de Illinois en Chicago se propuso averiguarlo examinando los impactos de un pequeño jardín flotante en la calidad del agua del río.

Lo hicieron tomando muestras de agua semanalmente en la superficie del agua y 30 cm de profundidad, tanto aguas arriba como aguas abajo de un jardín flotante de 3 m por 50 m instalado a lo largo de la costa del río Chicago en el borde del centro urbano de la ciudad.

La calidad del agua local se ve afectada por la agricultura río arriba y los científicos querían averiguar cómo las plantas del jardín flotante afectaban el contenido de nutrientes del agua, incluidos el nitrógeno, el cloruro, el sulfato y el fosfato.

Con el tiempo, documentaron una “mejora modesta pero definitiva” en la calidad del agua a pesar del pequeño tamaño del jardín acuático. “Por ejemplo, el nitrato como nitrógeno se redujo de 4,69 miligramos por litro en el agua superficial aguas arriba del jardín a 4,43 miligramos por litro aguas abajo, una caída de alrededor del 1 por ciento. El fosfato también estaba más abajo aguas abajo del jardín”, explican en un comunicado .

“A pesar de lo pequeño que era este jardín, hubo una mejora apreciable en la calidad del agua de río arriba a río abajo, especialmente para los nitratos”, enfatiza Abigail Heath, científica de la universidad que dirigió la investigación.

“Incluso este pequeño jardín marca la diferencia”, dice Heath, y agrega que se pueden instalar jardines similares para mejorar la calidad del agua en los cuerpos de agua.

Tags:

Esto tambien te puede interesar