Taiwán como líder en el reciclaje es una inspiración para un futuro más sostenible

Más leídas

Taiwán se convertió en un modelo a seguir en el mundo del reciclaje gracias a su enfoque innovador en la gestión de residuos. En lugar de simplemente recolectar y desechar los residuos, el país implementadó un sistema de clasificación en la origen que permitió alcanzar una tasa de reciclaje del 55% de la basura recolectada de hogares y comercio, así como un 77% de los desechos industriales.

Hoy en día, cada persona en Taiwán produce un promedio de 850 gramos de desperdicios diarios, un valor que está por debajo de los 1.20 kilogramos de hace 15 años. En general, la isla produce más residuos reciclables que residuos no reutilizables.

La estrategia de Taiwán se basa en la idea de que los residuos son recursos, no basura. Por lo tanto, su objetivo es convertir la mayor cantidad posible de residuos en materiales reutilizables y reducir la cantidad de residuos que terminan en los rellenos sanitarios. Para lograr esto, el país implementó un sistema de clasificación de residuos en la fuente, que involucra a los ciudadanos y empresas en la recolección y clasificación de sus propios residuos.

El sistema se divide en cinco categorías: papel, plástico, vidrio, metal y residuos de alimentos. Los ciudadanos deben separar los residuos en las categorías adecuadas antes de desecharlos. El país también estableció incentivos para promover la clasificación adecuada de los residuos, como la recolección de residuos separados con mayor frecuencia.

Taiwán también implementó una serie de programas para fomentar la reutilización de los materiales. Por ejemplo, las botellas de plástico son recogidas y procesadas para convertirlas en productos como cepillos de dientes, artículos de limpieza, camisetas de fútbol, pelucas y ladrillos para la construcción, el reciclaje de plástico en Taiwán está dando nueva vida a los residuos plásticos, creando un nuevo negocio en auge que también es amigable con el medio ambiente y logran altas tasas de reciclado. Los residuos de alimentos son procesados ​​en fertilizantes orgánicos que se utilizan en la agricultura.

Además, el país invertió en tecnología avanzada para mejorar la eficiencia del reciclaje. Los sistemas automatizados se utilizan en las plantas de reciclaje para separar y procesar los materiales más rápido y eficientemente.

El número de empresas de reciclaje en Taiwán aumentó de aproximadamente 100 en los años 80 y 90 a más de 1,600 en la actualidad. Según la Oficina de Desarrollo Industrial de Taiwán del Ministerio de Asuntos Económicos, los recicladores obtuvieron 2.2 mil millones de dólares en ingresos en 2014, frente a los 1 mil millones de dólares de hace una década.

El éxito de Taiwán en el reciclaje es un ejemplo inspirador para otros países que buscan reducir su huella de carbono y trabajar hacia un futuro más sostenible. Su enfoque en la clasificación en la fuente y la reutilización de materiales puede ser replicado en otras partes del mundo para reducir la cantidad de residuos que terminan en los rellenos sanitarios y preservar los recursos naturales del planeta.

En resumen, Taiwán demostró que el reciclaje es más que un proceso de recolección y eliminación de residuos. Al implementar un sistema innovador de clasificación en origen y fomentar la reutilización de materiales, el país estableció un modelo a seguir en la gestión de residuos. Es un ejemplo inspirador de cómo podemos trabajar hacia un futuro más sostenible y reducir nuestra huella de carbono.

Últimas noticias

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en la Bioferia, el festival sustentable más grande de Latinoamérica

Bioferia, el festival sustentable, donde la Ciudad tendrá su stand con propuestas de emprendedores de triple impacto